Ir al contenido principal

Hotellet

Me dijeron que la cena sería a las 7pm pero no me dijeron dónde, así que ataviada en verde olivo con suéter rojo (muy ad hoc con el otoño) llegué junto con mis amigos al Hotellet, donde me la pasé muy bien.

Ahí estaba yo, en medio de un bar por la zona de Östermalm, no un bar cualquiera, era un bar repleto suecos y suecas arranca-suspiros muy bien vestidos. Pensé de inmediato en escribir esta entrada bajo el título "Heidi visita la ciudad", no había duda que yo resaltaba entre todos, pero hablar del bar es mucho más interesante.

Para las 9pm el lugar estaba repleto, la música electrónica inundaba el ambiente y la luz era mucho más tenue. Según mi informante local, la mayoría de los asistentes son de por el rumbo (esta es de las zonas más ricas) por lo que se pueden ver suecos de clase alta. ¿Cómo, es que hay clases en Suecia? sí, si las hay, no están tan marcadas como en otros países pero las hay. También se podía observar en su máxima expresión a los metrosexuales confundiéndose con los homosexuales, y además algún travesti perdido (recordemos que Suecia es un lugar donde se practica la tolerancia).

Aquí por fin vi el tipo de grupos a los que se les reserva un lugar especial y sólo piden botellas de champagne, de las magnum por cierto. De hecho la mayoría, un 80% sólo bebía vino o champagne y lo hacía en grandes cantidades, la cerveza era consumida por un 5% y lo hacían los que tenían pinta de bohemios o estudiantes. Yo pues me decidí por el champagne para continuar la fiesta después de la cena, a donde fueras...

La comida es deliciosa y muy práctica, hay varios tipos de carne y pescado al grill que revistes con la salsa y guarnición que desees (es como armar un pequeño rompecabezas). Para cenar tienes que reservar (o ser influyente para que te pongan una mesa aunque esté lleno, y te traigan un candelabro de cuatro velas para degustar el champagne), de otra forma permanecerás parado y tendrás que ir a la barra a abastecerte de vino.

La música estaba realmente muy buena y ¡casi nadie se movía!. ¿Qué aquí no bailan? sí, cuando están borrachos. Había grupos de chicas y grupos de chicos que no interactuaban, ¿cómo se conoce a alguien, por qué no interactúan? lo hacen cuando están borrachos. Mi informante local decía que todo pasaba cuando están borrachos, de modo que esperé y observé.

A las 11pm ya todos están bailando y algunas suecas mostraban sus encantos fijando la mirada en su objetivo (ah, de modo que es universal eso de que la que no enseña no vende). Luego, para mi asombro descubrí el doble movimiento: un hombre por enfrente es uno y por detrás otro, esto es que de frente baila con una mujer y por detrás lo manosea un hombre. Pero no se espante nadie porque aquí no sale uno con algo que no quiera, si nada más se quiere bailar, por muy guapo y adinerado que se esté (a mis ojitos les consta) no hay quien se aviente si no se da entrada. Nadie te pone un dedo ni te dice nada si no quieres.

A la 1am cierra el lugar, las luces van iluminando cada vez más y la música se apaga. Los upper class se van antes de que empiecen a encender las luces, al final sólo quedan los que a fuerza la quieren seguir y los que esperamos a algún amigo a que finalmente se decida a decir adiós.

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…