Ir al contenido principal

Aquí sigo

No sé si decir que me siento muy contenta o me siento muy triste. Supongo que esta labor de escribir me va a costar más trabajo de lo que pude haber supuesto.

¿Cuántos años pospuse mi deseo de convertirme en escritora? Creo que fueron como 20 años hasta que un día muy triste descubrí que lo que más quería en la vida no me lo estaba dando y empecé con clases y lecturas y de pronto un día estaba yo tan entusiasmada que alcé al cielo un gran deseo sobre que tan lejos quiero llegar con mi trabajo como escritora, porque lo que escribía me causaba mi propia admiración y eso para mí es decir mucho.

Entonces busco que me publiquen y sucede que logro aparecer en la compilación anual de una escuela de escritores y me emociono y sigo escribiendo. Algunos relatos me empiezan a salir planos, pero escojo los que me gustan más y los mando a cuanto lugar se me ocurre para que los publiquen.

Luego me entero de un concurso sobre la marca de la Ciudad de México, me anoto y me pongo a escribir por horas hasta que me quedo con un ensayo que me satisface y lo mando al concurso. No les voy a negar que ya me veía recibiendo mi premio, me veía con un pasaporte para estudiar más.

Ayer me enteré de que uno de mis relatos ya aparecía publicado en la revista digital de la UNAM, Punto en Línea. Me puse muy contenta, mucho. Más tarde entré a ver los finalistas del concurso sobre la marca de la Ciudad de México y por más que busqué no me encontré y entonces me puse muy triste.

Y en suma ¿qué? ¿Voy a tocar retirada y a decirme que no soy lo que pensé? No. No puedo retirarme y no quiero retirarme. Tampoco quiero llenarme de explicaciones de por qué no aparecí entre los finalistas. Quiero quitar mi atención de lo que no logré y ponerla en lo que sí logré y más aún en lo feliz que me siento cuando escribo.

Dicen que en la vida ningún camino es fácil (no sé quien dice, pero corre por ahí el rumor). Así que les anuncio que sigo aprendiendo y voy a volar un día de estos.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…