Ir al contenido principal

La Eurocopa

El comentario generalizado no censurado era "¿Qué hace Turquía en la Eurocopa?, ¿desde cuándo Turquía es Europa?, Turquía no tiene fútbol" y para ser sinceros yo misma recordando mis clases de geografía no veía razón para identificar a Turquía como parte de Europa.

La geografía a cambiado y los intereses económicos también.

Pero hablando de fútbol, este torneo en verdad me sorprendió, primero por lo lejos que llegó Turquía y en segunda por los pésimos partidos de cuartos de final. Fueron pocos los encuentros que en verdad disfruté, por ejemplo el partido entre Holanda y Francia realmente era de campeonato, los pases, los goles, realmente estaba viendo un espectáculo y realmente me estaba divirtiendo (que es para lo que sirve el fútbol).

Lo diferente de ver los partidos en México a verlos en Suecia era la experiencia de ver reaccionar a la gente. Los suecos si se emocionan pero en general guardan la compostura y no oí un solo grito a los árbitros. Me hubiera gustado que el equipo sueco llegara más lejos sólo para ver la reacción de la gente que tanto se alegra cuando hay sol. Con el único triunfo de Suecia sólo me fue posible ver un poco de acción en T-Centralen de parte de los fanáticos que se dirigían a Sergels Torg a celebrar donde las calles ya se encontraban cerradas por la policía.

Conforme se fueron dando las eliminaciones y quedaban Rusia y Turquía fueron descubriéndose los inmigrantes de esos países en Estocolmo. Los rusos si se emocionan y les da por gritar y tocar el claxon por las calles.

Al final, como ya saben ganó España que jugó mucho mejor de lo que hubiera visto antes. Jugaron bien y mostraron no sólo tener una o dos estrellitas sino un equipo. Hubiera pensado que los suecos se inclinarían por apoyar a Alemania pero no fue así, claro que tampoco podría decir que apoyaron a España.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…