Ir al contenido principal

A la escandinava

Como parte del proceso de adaptación en las tierras del norte, estuve trabajando en mi cabeza la idea de estar preparada para un día de sol en bikini. El día ha llegado señores.

Estaba sudando en el departamento y se acercaba la hora de pasear a Mac y Meg, no había escapatoria, la hora del bikini había llegado. Me lo puse y preparé la maleta con lo esencial, un trapito para recostarme sobre él, un libro, mi celular, mi computadora y mi tarjeta de internet. Tomé a mis perros y a la basura (los contenedores me quedan de paso al paraíso terrenal). Como podrán ver no empaqué lentes de sol, ni bronceador, ni agua. Pero no podíamos dar macha atrás. Los perrines ya quería hacer pis y el día podía cambiar de humor en cualquier momento.

Una vez hecho las escalas de rigor: árbol de Mac, pastito de Meg y contenedores, llegué a unas canchas de futbol. Escogí una portería para amarrar a los perrines y empecé con la desvestida como quien se hubiera robado algo. Eche una ojeada para ver si era lo única, bendito Dios habíamos varios en posición de vénganos tu reino.

Me tomé unas fotos como evidencia (no salen muy bien porque mi brazo no da el largo requerido para captarme a mí y al paraíso terrenal) pero son suficiente como para que me acuerde del día en el que por primera vez mi ombligo vió el cielo azul como el ojo de Meg.

Qué tranquilidad, el viento pasa a velocidad justa para refrescarme. Meg echada a mi lado hace juego con las nubes regordetas que pasan por el cielo. Mac inquieto como siempre se asegura que nadie se acerque por ninguno de los puntos cardinales hasta que queda echo nudos y empieza dar saltos de cojito.

Ya llevo una hora, necesitaré más de un día para que toda mi piel tenga el mismo color de mis brazos, pero no hay prisa, se que los días llegarán.

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…