Ir al contenido principal

Entre los grandes

Se me ocurrió que si iba a un lugar donde la gente se dedica a pensar, alguna idea podría caer a mi cabeza y reactivar así mi creatividad (soy optimista y pienso que alguna vez ha estado activa).

Creo que no hay mejor lugar de acceso público que una biblioteca y de todas se me ocurre que donde descansan los manuscritos de Virginia Woolf, Joseph Conrad, Jane Austen, Rudyard Kipling, Oscar Wilde,... o las partituras de Mozart y Beethoven,... o la primera edición de Beowulf, me podría ayudar a mi propósito.

De modo que me lancé a la British Library que se encuentra a unos pasos de la estación del metro King's Cross. Mi intensión era pasar el día en la cafetería leyendo y escribiendo (para entrar a los salones de lectura hay que inscribirse primero), pero tuve una grata sorpresa cuando al llegar me recibió una exposición de los tesoros de la biblioteca y vaya que son unos tesoros. Se me fue el día mirándolos y comparando caligrafías, preguntándome qué le pasaba en la cabeza a Leonardo Da Vinci para anotar todo al revés o viendo sin poder entender nada de la mismísima Carta Magna.

Cuando llegué a la sección de partituras, bueno, no me imaginaba que pudieran lucir tan diferentes las notas cuando las pinta Mozart que si las pinta Beethoven. Más adelantito me hayé la sección dedicada a los Beatles y muestran los manuscritos de la letra de algunas canciones y no pude evitar comparar a Paul McCartney con John Lennon en cuanto a sus formas de escribir las letras de las canciones; "Yesterday" por ejemplo, está escrita en un folio amplio con letra que parece que la están estirando, "Michelle" está arrejuntada en el reverso de una tarjeta de cumpleaños del hijo de John.

Me hubiera gustado seguir un poco más comparando los textos en papiro de la biblia o contemplando el Beowulf o el único manuscrito de Shakespeare pero mi garganta se cerró y empecé a sentir los síntomas de un eminente resfrío. No tuve alternativa y me dirigí a la cafetería por un par de capuccinos para entrar en calor.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…