Ir al contenido principal

Mamma Mia! en Skandia

A mi gusto hay pocas salas de cine en Estocolmo, de entre esas pocas escogí a Skandia, que tiene la estructura de un teatro y asientos dobles en las filas de atrás, para ver una película que prometía emoción por parte del público: Mamma Mia!

Llegamos media hora antes a un Skandia poco concurrido, de modo que mi ánimo se sintió un poco. Luego de que imprimimos los boletos de entrada en una maquinita donde se desliza la tarjeta de crédito con la que hizo la compra por Internet, fuimos a aprovisionarnos de palomitas y agua mineral; volví a recorrer con la mirada todo el mostrador y no, aún no hay salsa Valentina ni limón para echarle a las palomitas.

Acudimos a nuestros lugares, fila veinte donde los asientos son dobles, a ver si la gente ya estaba sentada. "¿Dónde está la gente? ¿será muy temprano para una función a mitad de la semana?", pregunté. "No, no creo la gente no se queda tan tarde en el trabajo, será que prefirieron irse de vacaciones que venir al cine".

19:30, empezaron los comerciales y los avances. Con la luz apagada empezaron a cubrirse de poco en poco los lugares y ya para el inicio de la película teníamos una ocupación del 85%, muy bien.

No les quiero narrar la película ni es mi intención hacer una crítica de ella. A mí me gustó y disfruté la música y el vestuario pero lo que me hizo feliz fue el final, ahí está Meryl Streep preguntándonos si queríamos otra. "¡Ja!", se escuchó de la voz de un hombre entusiasmado. Yo quise gritar también que "sí" y no pude. Y se lanzan con otra y la ocurrencia era tan simpática que varios en el cine aplaudimos al ritmo de la música, yo ya no me pude contener, me la estaba pasando realmente bien. Al llegar los títulos aplaudimos, en mi caso por que celebraba la felicidad que sentía, celebraba que la gente se diera la oportunidad de expresarse y celebraba que yo estaba ahí.

Quién sabe si les gustará película en México, quién sabe con qué actitud la verán y no voy a decirles que la felicidad es una decisión pero la forma en como te aproximas a la diversión y te abres a ella seguro que lo es.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…