Ir al contenido principal

El derecho a contradecirse

Mantener la coherencia entre lo que se dice, se piensa y se hace es un trabajo agotador y, lo que es más, prácticamente imposible.

Uno cambia, todos lo sabemos, pero ese cambiar no es un cambiar completo, las circunstancias y nuestra fabulosa tendencia a adaptarnos a ellas, nos lleva a modificar un comportamiento antes de reflexionar en ello y antes, desde luego, de decirlo. Luego entonces, uno termina haciendo algo sin "pensarlo" y en contra de lo que antes ha dicho. También sucede que uno lee libros y se encuentra reflexionando sobre una manera de ser, la reflexión nos lleva al cuestionamiento y por ello a la confrontación con lo que pensábamos antes o a la forma en que solíamos hacer las cosas; aquí está de nuevo el desfase entre el pensar-decir-hacer.

Este mismo texto, es para mí una confrontación con mi acostumbrada forma de pensar. Para mí resultaba valiosísimo la congruencia y me parecía muy reprochable que alguien fuera por el mundo diciendo cosas que no pensaba y haciendo otro tanto que contradecía todo lo que decía. Claro, que en todo hay niveles, pero aquí no estoy hablando de la gente que ni siquiera se cuestiona por qué hace lo que hace como lo hace.

Mantener la coherencia es útil para las relaciones, en tanto no se arruine la principal relación: la que se tiene con uno mismo. Ir en contra de uno porque antes ya había dicho que sentía o pensaba tal o cual cosa es perjudicial en extremo, pero no por ello uno deja de tener tacto para comunicarle al otro el cambio. Todo es cuestión de la amabilidad y de la comprensión que se muestre a uno mismo y a los otros.

Las cosas cambian, uno también cambia. A veces hay que aprender a decirse adiós para recibirse de nuevo. La vida es un existir cambiando y da miedo ir siempre con los ojos frente a lo desconocido, pero así es, siempre estamos de frente a lo que sucede por primera vez, si hay algo que se repite es la renovación. Siempre estamos confrontando la experiencia actual con el recuerdo de las anteriores (aunque algunos ni cuenta se den de ello y crean que siempre han sido los mismos) y siempre estamos actualizando nuestra forma de ser en el mundo, algunas actualizaciones son fáciles, otras nos exigen una transformación completa. El cambio es inmediato, la actualización de nuestra idea de nosotros mismos y el restablecimiento de la coherencia es lo que nos lleva tiempo.

Creo, me digo una y otra vez, que lo mejor en todos los casos es saber "abrir los brazos" y "abrazar" amorosos lo que viene, pues esa es nuestra vida: no hay otra. La aceptación es el primer paso para cambiar de dirección.

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…