Ir al contenido principal

Mejor no lo lean

El fin de semana me la pasé en un curso con El Ponchilingas en el auditorio del hospital Siglo XXI. Este curso es parte de una serie de diez cursos de Semiología que son altamente recomendables.


Me queda muy claro que cuando alguien cae en esos cursos es porque la persona está preparada para ello, es como un llamado, es el deseo de una conciencia despierta. Para seguir los cursos se necesita de compromiso y trabajo personal. Los beneficios van en función del grado de preparación.

El Ponchilingas tiene una manera muy particular de hablar que ayuda a que los asistentes permanezcan atentos sábado y domingo desde las 10 am a las 9 pm. En el primer curso esa forma de hablar me rompió los esquemas porque mi madrecita santa ponía unas caras y a veces hasta gritaba entre sollozos "no hables así" cuando mi padrecito se explayaba diciendo todas las groserías que se sabía en un ataque de ira. Como se imaginarán, tanto por mi padre como por mi madre, decir groserías o escucharlas era para mí algo muy difícil de aceptar, esa restricción tan grande era tan sólo un rasgo de la rigidez que abracé casi toda mi vida. Bendito el cielo ya me liberé y me vale madres si alguien dice groserías o no, lo que importa en todo caso es la intensión del que las dice y si uno acusa de recibido o no.

Muy bien, toda esta explicación era para justificar mi deseo de decir que ya me tiene hasta la madre la pinche gente inconsistente, variable, voluble. Que en verdad por más que me concentro no entiendo a la bola de cabrones que hoy te hablan y mañana no; que hoy te dicen que te quieren, mañana no y pasado siempre sí; que te dicen que te van a escribir y no escriben; que te dicen "a ver cuando nos vemos" si la más puta intensión de ver ni madres. Con una chingada, si su palabra no vale nada para ustedes ¿cómo piensan que valga para los demás y que encima confíen en ustedes? ¡Hablen, comuníquense, digan no a los sistemas cerrados!

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…