Ir al contenido principal

Dios / Amor

Can you practice what you preach
Would you turn the other cheek?

Father Father Father help us

Send some guidance from above

Cause people got me got me questioning

Where is the love?

Black Eyed Peas


Creo que la palabra amor es similar a la palabra dios. Nadie puede demostrar que existe aunque algunos pregonan que lo han sentido, vivido, experimentado y vaya, el hecho de que ambas palabras existan en tan varios idiomas implica que el concepto vive en la humanidad. (Nota linda: en amuzgo dios sería algo así como ph'oosom y el sentimiento de amar algo como wips'on)

Yo nunca he sentido a dios como algo externo. En mis tiempos de niña en catequesis no llegué a entender de qué hablaba la maestra, qué era eso de dios padre y dios espíritu ¿cuál es la diferencia (aparte de que uno es una palomita)?

No falta el listo que diga que dios es amor. Me quedo en las mismas. Porque eso de amar-amar no sé que sea. Una psicóloga me dijo que lo que yo sentía era apego, como si ella supiera de verdad lo que siento. Pero vaya, se supone que a los padres de uno de entrada se les ama y desde luego que si lo pienso bien también siento apego hacia ellos... de los hermanos ya cambia la cosa, ellos tienen que hacer méritos. Y los amigos, chispas, no sé si pueda decir que los amo, hay algunos que quiero muchísimo pero eso de amarlos... Porque cuando yo digo amor se me figura como algo muy grande y de larga duración (no digo eterno porque no me alcanzaría la vida para demostrarlo) y dios me queda claro que debería ser algo muy grande y seguro que de larga duración... ¿tan larga como aficionados (seguidores) tenga?

Pero qué es el amor. ¿El deseo de satisfacer una insuficiencia? Y por ello se busca un complemento. ¿El deseo de reciprocidad? Y por eso decimos que amamos a quienes nos dan el avión o a quienes nos dan conforme damos. ¿El deseo de entrega? Y por eso buscamos trascender, que nuestra vida tenga un significado más allá de ser quienes somos.

Porque si el amor es alguna de esas es como negar eso que dicen que es dios; porque dicen que lo es todo y que nos lo da todo y que le viene guango si creemos en él o no. Cuando se habla de dios así es como si se hablara de un CEO del cosmos y francamente me da risa. Cada vez estoy más convencida de que dios debe ser algo así como el espacio entre la materia, algo como la cohesión ordenada de unidades de información, como lo que dicta el orden de todos nuestros micro-caos personales. Pero ¿qué del amor?... no tengo la menor pista, yo creo que a veces se le confunde con deseo, pasión, embelesamiento, obsesión... a lo mejor no existe y sólo tenemos la idea de que sería lindo que existiera o puede ser que lo tenga sobre-estimando.

Cuando me entere de dónde está el amor, les juro que les cuento.

Si he afectado la sensibilidad de un enamorado o un devoto, ofrezco de entrada mis disculpas y pido me asesoren (pero no me sermoneen).

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…