Ir al contenido principal

Dios / Amor

Can you practice what you preach
Would you turn the other cheek?

Father Father Father help us

Send some guidance from above

Cause people got me got me questioning

Where is the love?

Black Eyed Peas


Creo que la palabra amor es similar a la palabra dios. Nadie puede demostrar que existe aunque algunos pregonan que lo han sentido, vivido, experimentado y vaya, el hecho de que ambas palabras existan en tan varios idiomas implica que el concepto vive en la humanidad. (Nota linda: en amuzgo dios sería algo así como ph'oosom y el sentimiento de amar algo como wips'on)

Yo nunca he sentido a dios como algo externo. En mis tiempos de niña en catequesis no llegué a entender de qué hablaba la maestra, qué era eso de dios padre y dios espíritu ¿cuál es la diferencia (aparte de que uno es una palomita)?

No falta el listo que diga que dios es amor. Me quedo en las mismas. Porque eso de amar-amar no sé que sea. Una psicóloga me dijo que lo que yo sentía era apego, como si ella supiera de verdad lo que siento. Pero vaya, se supone que a los padres de uno de entrada se les ama y desde luego que si lo pienso bien también siento apego hacia ellos... de los hermanos ya cambia la cosa, ellos tienen que hacer méritos. Y los amigos, chispas, no sé si pueda decir que los amo, hay algunos que quiero muchísimo pero eso de amarlos... Porque cuando yo digo amor se me figura como algo muy grande y de larga duración (no digo eterno porque no me alcanzaría la vida para demostrarlo) y dios me queda claro que debería ser algo muy grande y seguro que de larga duración... ¿tan larga como aficionados (seguidores) tenga?

Pero qué es el amor. ¿El deseo de satisfacer una insuficiencia? Y por ello se busca un complemento. ¿El deseo de reciprocidad? Y por eso decimos que amamos a quienes nos dan el avión o a quienes nos dan conforme damos. ¿El deseo de entrega? Y por eso buscamos trascender, que nuestra vida tenga un significado más allá de ser quienes somos.

Porque si el amor es alguna de esas es como negar eso que dicen que es dios; porque dicen que lo es todo y que nos lo da todo y que le viene guango si creemos en él o no. Cuando se habla de dios así es como si se hablara de un CEO del cosmos y francamente me da risa. Cada vez estoy más convencida de que dios debe ser algo así como el espacio entre la materia, algo como la cohesión ordenada de unidades de información, como lo que dicta el orden de todos nuestros micro-caos personales. Pero ¿qué del amor?... no tengo la menor pista, yo creo que a veces se le confunde con deseo, pasión, embelesamiento, obsesión... a lo mejor no existe y sólo tenemos la idea de que sería lindo que existiera o puede ser que lo tenga sobre-estimando.

Cuando me entere de dónde está el amor, les juro que les cuento.

Si he afectado la sensibilidad de un enamorado o un devoto, ofrezco de entrada mis disculpas y pido me asesoren (pero no me sermoneen).

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…