Ir al contenido principal

Verano en Suecia

El verano en Suecia comienza en Mayo y se extiende hasta comienzos de Agosto. Los días son más largos y a la mitad de verano no existe la oscuridad total.

Luego de un invierno de vida en interiores, sobretodo si el invierno no resultó lo suficientemente frío (no fue crispy), la llegada del verano despierta alegría, sonrisas y deseos de pasar una tarde de pic nic con los amigos. En estas comidas al aire libre se cocinan distintos cortes de carne llevados por cada asistente (esto me parece sensacional pues el anfitrión sólo se ocupa de poner el asador, el vino, la ensalada de papas y el postre, así que los que llegan tendrán que comer y será enteramente a su gusto ya que cada quien lleva lo que echará al asador) y los comensales platican sin hacer grupos que terminen por segmentar la reunión (práctica común en México). A punto de terminar la comida cuando aún se tiene vino en las copas, los anfitriones las levantan y brindan agradeciendo la presencia; las copas no se chocan, simplemente se mira directamente a los ojos mientras se tiene la copa levantada.

El verano anuncia las vacaciones, muchos comercios cierran por aproximadamente mes y medio. Es tiempo de disfrutar.

Cuando es verano, no hay mejor lugar que Estocolmo, el clima es muy agradable e incluso permite los baños de sol. Es perfectamente seguro nadar en el Báltico o en el Mållaren, pero muy pocos se animan a entrar a las aguas de aproximadamente diez grados centígrados (según indica mi dedo medidor de temperatura).

En las fiestas de Midsummer las niñas y mujeres usan coronas de flores y las mesas se adornan con macetas de margaritas. Dicen que en esta época la mujeres recolectan siete flores diferentes para luego ponerlas bajo su almohada, de modo que en la noche aparezcan sus futuros esposos entre sueños.

Foto: www.imagebank.sweden.se Tomas Utsi

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…