Ir al contenido principal

Verano en Suecia

El verano en Suecia comienza en Mayo y se extiende hasta comienzos de Agosto. Los días son más largos y a la mitad de verano no existe la oscuridad total.

Luego de un invierno de vida en interiores, sobretodo si el invierno no resultó lo suficientemente frío (no fue crispy), la llegada del verano despierta alegría, sonrisas y deseos de pasar una tarde de pic nic con los amigos. En estas comidas al aire libre se cocinan distintos cortes de carne llevados por cada asistente (esto me parece sensacional pues el anfitrión sólo se ocupa de poner el asador, el vino, la ensalada de papas y el postre, así que los que llegan tendrán que comer y será enteramente a su gusto ya que cada quien lleva lo que echará al asador) y los comensales platican sin hacer grupos que terminen por segmentar la reunión (práctica común en México). A punto de terminar la comida cuando aún se tiene vino en las copas, los anfitriones las levantan y brindan agradeciendo la presencia; las copas no se chocan, simplemente se mira directamente a los ojos mientras se tiene la copa levantada.

El verano anuncia las vacaciones, muchos comercios cierran por aproximadamente mes y medio. Es tiempo de disfrutar.

Cuando es verano, no hay mejor lugar que Estocolmo, el clima es muy agradable e incluso permite los baños de sol. Es perfectamente seguro nadar en el Báltico o en el Mållaren, pero muy pocos se animan a entrar a las aguas de aproximadamente diez grados centígrados (según indica mi dedo medidor de temperatura).

En las fiestas de Midsummer las niñas y mujeres usan coronas de flores y las mesas se adornan con macetas de margaritas. Dicen que en esta época la mujeres recolectan siete flores diferentes para luego ponerlas bajo su almohada, de modo que en la noche aparezcan sus futuros esposos entre sueños.

Foto: www.imagebank.sweden.se Tomas Utsi

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…