Ir al contenido principal

¿Has pensado sobre tu mortalidad?

Estamos estrenando año y yo sigo rondado los temas de la mortalidad, la espiritualidad y la consciencia. De ninguno me he hecho ya alguna idea, más bien fluctúo entre varias, estoy en modo wandering y sé que aunque no llegue a una respuesta definitiva para mí, a una respuesta que me satisfaga del todo, tengo pronto que lanzar algunas anclas para no quedarme en la deriva.

Por la web me encontré una reflexión de Bill Nye sobre la mortalidad. Es un breve video de menos de siete minutos. Dice que en promedio una persona vive 80 años (digamos que es el mejor de los casos, lo cual disminuye conforme al riesgo que corre una persona de acuerdo a su ocupación y la zona en la que vive), esos 80 años redondeando son 30 mil días. Así que como mucho y con mucha suerte tenemos 30 mil días en total. Si un día equivale a un asiento en un estadio, y si cada día cambiamos de asiento, no tendríamos la oportunidad de sentarnos en todos los asientos de un estadio. Visto así, esos 80 años que parecen mucho ya no lo son tanto. Lo que podemos hacer con 30 mil días está bastante limitado. Si tenemos una vida así de limitada, si muchos no llegan a los 16 mil días, la pregunta es si con esa conciencia decidiríamos tirar por la borda un "bonche" de días pensando o haciendo estupideces, pasándola tristes o enojados o angustiados o, lo peor, dormidos en la rutina de la supervivencia.

Lo triste de este mundo es que no hay oportunidades para todos, nos hemos encargado por años de que así sea, la mayor parte de la humanidad se dedica a sobrevivir y a hacer de los días de otros el paraíso que no tienen para ellos. Hemos comprado eso del sufrimiento para merecer, el arduo trabajo o el "de que se muera mi tía a que me muera yo, mejor que se muera mi tía" y el "quien no tranza no avanza" o "que se mueran los jodidos". Vivimos en un mundo que hemos empapado de violencia y esos 30 mil días están en constante amenaza, cada día es una rifa con la muerte ya sea por un accidente, un ataque al corazón o una embolia o lo más triste, nuestra vida se puede terminar por la mano de otro ser humano. La vida es nuestro más grande tesoro al que no podemos resguardar en ninguna caja de seguridad, todos los días la exponemos y deberíamos ser muy cuidadosos en no quitarle la vida a alguien más. Sólo quien ha pensado en su mortalidad y en lo precioso de la vida puede frenarse de tomar la vida de alguien más. La fórmula de que sobrevive el más fuerte pisando con su poder físico o económico a otros es una fórmula que sólo pueden pensar quienes son incapaces de reflexionar y de preguntarse sobre el sentido de la vida y su fragilidad.

Habiendo tantas amanazas naturales contra la vida de cada ser, lo más sensato sería trabajar por que no hubieran otras amenazas provenientes del ser humano mismo. Lo más sensato es respetar la vida del otro para que ese otro decida por sí mismo respecto a cómo y cuántos días, de los que potencialmente le quedan, quiere vivir. Este trabajo debe incluir la seguridad y la salud.

La vida es corta, muy corta y muy frágil. Meditando profundamente en esto, pienso que hay que hacer lo mejor que se puede de cada día, no en términos de logros productivos sino de logros de sensación de plenitud cuyo abanico se abre en distintos caminos para cada quien. Mi camino hacia la plenitud incluye, por ejemplo, el lograr confiar en mí o lo que es lo mismo, en no preocuparme. ¿Cuál es tu camino?

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…