Ir al contenido principal

¿Has pensado sobre tu mortalidad?

Estamos estrenando año y yo sigo rondado los temas de la mortalidad, la espiritualidad y la consciencia. De ninguno me he hecho ya alguna idea, más bien fluctúo entre varias, estoy en modo wandering y sé que aunque no llegue a una respuesta definitiva para mí, a una respuesta que me satisfaga del todo, tengo pronto que lanzar algunas anclas para no quedarme en la deriva.

Por la web me encontré una reflexión de Bill Nye sobre la mortalidad. Es un breve video de menos de siete minutos. Dice que en promedio una persona vive 80 años (digamos que es el mejor de los casos, lo cual disminuye conforme al riesgo que corre una persona de acuerdo a su ocupación y la zona en la que vive), esos 80 años redondeando son 30 mil días. Así que como mucho y con mucha suerte tenemos 30 mil días en total. Si un día equivale a un asiento en un estadio, y si cada día cambiamos de asiento, no tendríamos la oportunidad de sentarnos en todos los asientos de un estadio. Visto así, esos 80 años que parecen mucho ya no lo son tanto. Lo que podemos hacer con 30 mil días está bastante limitado. Si tenemos una vida así de limitada, si muchos no llegan a los 16 mil días, la pregunta es si con esa conciencia decidiríamos tirar por la borda un "bonche" de días pensando o haciendo estupideces, pasándola tristes o enojados o angustiados o, lo peor, dormidos en la rutina de la supervivencia.

Lo triste de este mundo es que no hay oportunidades para todos, nos hemos encargado por años de que así sea, la mayor parte de la humanidad se dedica a sobrevivir y a hacer de los días de otros el paraíso que no tienen para ellos. Hemos comprado eso del sufrimiento para merecer, el arduo trabajo o el "de que se muera mi tía a que me muera yo, mejor que se muera mi tía" y el "quien no tranza no avanza" o "que se mueran los jodidos". Vivimos en un mundo que hemos empapado de violencia y esos 30 mil días están en constante amenaza, cada día es una rifa con la muerte ya sea por un accidente, un ataque al corazón o una embolia o lo más triste, nuestra vida se puede terminar por la mano de otro ser humano. La vida es nuestro más grande tesoro al que no podemos resguardar en ninguna caja de seguridad, todos los días la exponemos y deberíamos ser muy cuidadosos en no quitarle la vida a alguien más. Sólo quien ha pensado en su mortalidad y en lo precioso de la vida puede frenarse de tomar la vida de alguien más. La fórmula de que sobrevive el más fuerte pisando con su poder físico o económico a otros es una fórmula que sólo pueden pensar quienes son incapaces de reflexionar y de preguntarse sobre el sentido de la vida y su fragilidad.

Habiendo tantas amanazas naturales contra la vida de cada ser, lo más sensato sería trabajar por que no hubieran otras amenazas provenientes del ser humano mismo. Lo más sensato es respetar la vida del otro para que ese otro decida por sí mismo respecto a cómo y cuántos días, de los que potencialmente le quedan, quiere vivir. Este trabajo debe incluir la seguridad y la salud.

La vida es corta, muy corta y muy frágil. Meditando profundamente en esto, pienso que hay que hacer lo mejor que se puede de cada día, no en términos de logros productivos sino de logros de sensación de plenitud cuyo abanico se abre en distintos caminos para cada quien. Mi camino hacia la plenitud incluye, por ejemplo, el lograr confiar en mí o lo que es lo mismo, en no preocuparme. ¿Cuál es tu camino?

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…