Ir al contenido principal

"El loco" de Nietzsche

Antes de cualquier cosa quisiera saber qué Dios hemos (han... no sé) matado. No es un dios con “d” minúscula, es un Dios con “D” mayúscula; estamos hablando, entonces, de algo importante. Es acaso el Dios de una religión en particular o el Dios fuera de toda religión; es acaso el Dios al que la humanidad se aferra para evitar el sentimiento de orfandad o es acaso la verdad cartesiana a partir de la cual han edificado todo su sistema de creencias, ¿quién querría verse desprovisto de un lugar seguro? ¿Quién querría deshacerse de la respuesta a todo cuanto no se sabe?...un loco.

La ciencia avanza, va dando respuestas y corrigiendo las que ya había dado antes. El hombre se aventura a dar sus primeros pasos, solo, dentro de lo inconmensurable, dentro de lo inefable; se asoma, observa, se cuestiona, aventura posibles respuestas y trabaja en ellas. Pronto sucede que sin querer se crea un nuevo Dios... el hombre se refugia en la ciencia y no acepta nada que no haya sido probado por la ciencia; mientras se diga que “los científicos dicen x” todo está bien, es seguro, el hombre está a salvo. Parece que el problema no es matar a Dios sino no verse tentado a volverlo a construir. ¿Qué Dios es el que construimos y no podemos terminar de matar? Ese Dios se llama “Dogmas”, “No-pienses-por-ti-mismo”, “No-cuestiones”, “Obedece”, “Yo-veo-por-ti-tú-sólo-cree-en-mí”, “Tú-no-eres-responsable”. Parece que matar a Dios es un acto demasiado grande para nosotros.

Matar a Dios implica encender nuestro propio farol, iluminarnos con nuestra propia luz, mirar con nuestros ojos y nunca permitirnos mirar con los de nadie más sólo porque lo que ven los demás es más tranquilizador. Matar a Dios es nunca más decir que se ve (se cree) algo que no se ve, es hacerse responsable del propio ser, es permitirse ser: ser auténtico y vivir la propia vida sin el deseo de “ponerse a salvo”. Quizá sólo sea cuestión de tiempo para que el hombre se de cuenta de que lo único que ha matado es así mismo en cada construcción de Dios.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…