Ir al contenido principal

Días de lluvia

Humedad, cielo gris, caminatas pausadas... resignadas, cuerpos encorbados, siluetas obscuras. Días de café, de chocolate caliente, de películas y frazadas.

Llueve, hace frío, me siento triste, quiero un consomé caliente. Recuerdos de barbacoa, pozole, pancita y mole de olla. Los invoco casi saboreándolos, al día siguiente el caldo ha caído a mi estómago coronado con un taco de tuétano.

No hay sol, las orillas del pavimento ya tienen vida que las pintan de verde. Ha llovido dentro de mi casa y la vida también busca nacer en mi alfombra. Logro juntar fuerzas para sacar la alfombra por la ventana, la subo al coche. Los contenedores se han movido, los han movido a favor de la imagen de un parque de diversiones, ahora los han puesto escondidos donde nadie los vea como si fueran la muñeca fea. Llueve.

Las calles se van descarapelando, a pedazos se desprenden los parches de chapopote porque esas calles no merecen el pavimento hidráulico. Llueve tanto que las coladeras, asqueadas, escupen agua revuelta con sus entrañas.

En los días de lluvia el tráfico aumenta, los pantalones se mojan, los dedos se enfrían, la nariz gotea, la ropa recién lavada no se seca, el té se enfría, los elotes crecen, el cabello se esponja, los árboles reverdecen, correr se complica pero instalarme en el sillón resulta de lo más fácil.

¿Que si disfruto de la lluvia? Tanto como de un helado: muchísimo si no he comido alguno últimamente, muy poco si lo tengo que comer día tras día por semanas.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…