Ir al contenido principal

Entre charlatanes te veas

Charlatán es alguien que engaña para obtener algún beneficio. Se usa la palabra para calificar a quienes practican lo que no puede ser probado: curanderos, gurús, espiritistas, clarividentes, canalizadores, etc. Pero el término bien puede ser usado con políticos, científicos, investigadores, educadores, empleadores,... bueno hasta familiares, conocidos y supuestos amigos. La motivación de un charlatán se encuentra dentro de cualquier persona: el deseo de ser amado, el deseo de poder, el deseo de figurar entre los demás; somos muchos, el trabajo no es fácil.

Con la palabra charlatán podemos descalificar a medio mundo, a veces con conocimiento y las más sólo con suposiciones o medias verdades. La verdad es que nadie es infalible pero tampoco eso es pretexto.

Día con día se enfrenta nuestro lado oscuro con nuestro lado luminoso; el lado luminoso, más sutil, no es tan persistente como el lado oscuro. De lo que hablo es del enfrentamiento entre el ego o la mente y la consciencia o sabiduría interior o corazón. La consciencia sabe muy bien cuando estás haciendo algo que no te lleva a una expansión interior y ello te produce una ligera molestia, el ego es quien te presenta todas las justificaciones y razonamientos para seguirlo haciendo y es persistente. Actuar con consciencia es todo un reto que te trae paz interna.

Volviendo con los charlatanes, lo importante no es lo que ellos buscan sino lo que buscas tú de ellos. Quizá busques quien te indique el camino para tener a alguien a quien culpar si las cosas no salen bien. Lo que importa es hacer conforme a tu interior y asumir las consecuencias de ello. Ahora, si el charlatán en cuestión se mete con tu salud, por ejemplo un médico te da algunas pastillas que sólo te hacen daño o te quiere operar sólo para cubrir su cuota, un inversionista que quiere manejar tu patrimonio, lo mejor es siempre buscar una segunda opinión. Con videntes, bueno, si tuvieras claro lo que quieres, quién eres y hacia dónde quieres ir ni siquiera los buscarías; pero supongamos que no sabes y requieres ayuda y terminas con uno de ellos o un psicólogo o terapeuta, lo mejor que puedes hacer es consultarte continuamente si lo que oyes resuena en ti, si lo que oyes te ayuda a tu bien interior o sólo te causa conflictos o sólo lo aceptas a nivel mental. Todo lo que te lleve a la paz interior en consciencia, te beneficia, lo que no, mejor no lo sigas. Asume tu responsabilidad.

Los charlatanes existen porque tienen a quien estafar. No todo lo que dicen está para el caño. Son como una fruta, no todo se come, algunas partes hacen daño, otras saben mal y no a todos nos gusta la misma fruta. Y sí, todos hemos engañado (claro que en todo hay niveles).

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…