Ir al contenido principal

Entre charlatanes te veas

Charlatán es alguien que engaña para obtener algún beneficio. Se usa la palabra para calificar a quienes practican lo que no puede ser probado: curanderos, gurús, espiritistas, clarividentes, canalizadores, etc. Pero el término bien puede ser usado con políticos, científicos, investigadores, educadores, empleadores,... bueno hasta familiares, conocidos y supuestos amigos. La motivación de un charlatán se encuentra dentro de cualquier persona: el deseo de ser amado, el deseo de poder, el deseo de figurar entre los demás; somos muchos, el trabajo no es fácil.

Con la palabra charlatán podemos descalificar a medio mundo, a veces con conocimiento y las más sólo con suposiciones o medias verdades. La verdad es que nadie es infalible pero tampoco eso es pretexto.

Día con día se enfrenta nuestro lado oscuro con nuestro lado luminoso; el lado luminoso, más sutil, no es tan persistente como el lado oscuro. De lo que hablo es del enfrentamiento entre el ego o la mente y la consciencia o sabiduría interior o corazón. La consciencia sabe muy bien cuando estás haciendo algo que no te lleva a una expansión interior y ello te produce una ligera molestia, el ego es quien te presenta todas las justificaciones y razonamientos para seguirlo haciendo y es persistente. Actuar con consciencia es todo un reto que te trae paz interna.

Volviendo con los charlatanes, lo importante no es lo que ellos buscan sino lo que buscas tú de ellos. Quizá busques quien te indique el camino para tener a alguien a quien culpar si las cosas no salen bien. Lo que importa es hacer conforme a tu interior y asumir las consecuencias de ello. Ahora, si el charlatán en cuestión se mete con tu salud, por ejemplo un médico te da algunas pastillas que sólo te hacen daño o te quiere operar sólo para cubrir su cuota, un inversionista que quiere manejar tu patrimonio, lo mejor es siempre buscar una segunda opinión. Con videntes, bueno, si tuvieras claro lo que quieres, quién eres y hacia dónde quieres ir ni siquiera los buscarías; pero supongamos que no sabes y requieres ayuda y terminas con uno de ellos o un psicólogo o terapeuta, lo mejor que puedes hacer es consultarte continuamente si lo que oyes resuena en ti, si lo que oyes te ayuda a tu bien interior o sólo te causa conflictos o sólo lo aceptas a nivel mental. Todo lo que te lleve a la paz interior en consciencia, te beneficia, lo que no, mejor no lo sigas. Asume tu responsabilidad.

Los charlatanes existen porque tienen a quien estafar. No todo lo que dicen está para el caño. Son como una fruta, no todo se come, algunas partes hacen daño, otras saben mal y no a todos nos gusta la misma fruta. Y sí, todos hemos engañado (claro que en todo hay niveles).

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…