Ir al contenido principal

No mates tu capacidad de asombro

"The monkey sat on a pile of stones
And stared at the broken bone in his hand
And the strains of a Viennese quartet
Rang out across the land
The monkey looked up at the stars
And thought to himself
Memory is a stranger
History is for fools
And he cleaned his hands
In a pool of holy writing"
Roger Waters

Una maestra me había platicado tantas veces de lo formidable de la escena de 2001 Odisea del Espacio (la escena sobre el salto que implica poseer una cualidad, usarla y hacer la conexión entre lo disponible y sus posibilidades) que me dispuse finalmente a verla por segunda vez; pero, ahora con más años y más libros en mi haber... y también más dispuesta a ser afectada.

Sí, la escena es sorprendente porque la evolución se da como la más inocente casualidad. Yo, sorprendida, además veo la condición humana que crea y destruye; el propio Abel y Caín dentro de cada quien; el maíz blanco y el maíz amarillo que, según narra el Popol Vuh, conforman la naturaleza humana. La aparente inevitabilidad de purgar, mediante la vida, el haber nacido hombre, ¿es ese nuestro eterno destino?

El hombre culpable se inventa modos rápidos de acabar con el pecado para tener tiempo de seguir pecando. El hombre se castiga a sí mismo por lo que es malo, según calificaron los hombres-sin-rostro... y nunca se pregunta si tal costumbre lo hace sentirse bien consigo mismo. El hombre no cuestiona, acata (¿a caso no es más fácil tener a quién culpar de las consecuencias de una responsabilidad no asumida?). Cualquier cosa hará el descendiente de aquel mono por seguir teniendo en su mano aquello que le dé poder sobre los otros.

Afortunadamente Stanley Kubrick y yo creemos en ese hombre mutante capaz de reflexionar y llevar su calidad humana al siguiente nivel donde la compasión y el autosacrificio son síntomas del respeto que siente por su condición, no de mono, sino de experimentador que se deja afectar sin juzgarse y que se asume responsable de su libertad de decidir.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…