Ir al contenido principal

No mates tu capacidad de asombro


"The monkey sat on a pile of stones
And stared at the broken bone in his hand
And the strains of a Viennese quartet
Rang out across the land
The monkey looked up at the stars
And thought to himself
Memory is a stranger
History is for fools
And he cleaned his hands
In a pool of holy writing"
Roger Waters

Una maestra me había platicado tantas veces de lo formidable de la escena de 2001 Odisea del Espacio (la escena sobre el salto que implica poseer una cualidad, usarla y hacer la conexión entre lo disponible y sus posibilidades) que me dispuse finalmente a verla por segunda vez; pero, ahora con más años y más libros en mi haber... y también más dispuesta a ser afectada.

Sí, la escena es sorprendente porque la evolución se da como la más inocente casualidad. Yo, sorprendida, además veo la condición humana que crea y destruye; el propio Abel y Caín dentro de cada quien; el maíz blanco y el maíz amarillo que, según narra el Popol Vuh, conforman la naturaleza humana. La aparente inevitabilidad de purgar, mediante la vida, el haber nacido hombre, ¿es ese nuestro eterno destino?

El hombre culpable se inventa modos rápidos de acabar con el pecado para tener tiempo de seguir pecando. El hombre se castiga a sí mismo por lo que es malo, según calificaron los hombres-sin-rostro... y nunca se pregunta si tal costumbre lo hace sentirse bien consigo mismo. El hombre no cuestiona, acata (¿a caso no es más fácil tener a quién culpar de las consecuencias de una responsabilidad no asumida?). Cualquier cosa hará el descendiente de aquel mono por seguir teniendo en su mano aquello que le dé poder sobre los otros.

Afortunadamente Stanley Kubrick y yo creemos en ese hombre mutante capaz de reflexionar y llevar su calidad humana al siguiente nivel donde la compasión y el autosacrificio son síntomas del respeto que siente por su condición, no de mono, sino de experimentador que se deja afectar sin juzgarse y que se asume responsable de su libertad de decidir.

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Pato Frio Cashmere Rosé

…Y entonces te dan las llaves del cielo y entras.

Para entrar al cielo no sólo necesitas la llave, también requieres de encontrar la cerradura en la que la llave puede girar y abrir. El cielo tiene múltiples llaves y múltiples cerraduras. El cielo es una mezcla de querer-entrega-abandono-placer que no espera nada y se abre por un instante que puede darte (te entrega a ti mismo) para toda la vida.

La entrada al cielo sucedió en Lisboa, en un local de Bairro Alto llamado Lisbon Winery y pude constatar la efectividad de la llave y la cerradura en una siguiente ocasión, así es, le hice la prueba de la comprobación (vil método científico para semejante experiencia re-ligiosa —el guión especifica aquí una experiencia que vuelve a ligarte contigo mismo). Supe con certeza que no había sido mi imaginación, que la combinación era efectivamente real lo cual me dio mucha mucha felicidad justamente porque es algo que puedo compartir. Claro que está complicado que cualquiera haga la prueba de mane…