Ir al contenido principal

Creo

Me parece que no debería mostrarme sorprendida, sino agradecida.

Cuántas veces he exclamado "dios, dios" mientras me revuelvo el cabello con las manos y siento que me falta tiempo y que mi capacidad de leer un sólo libro a la vez me limita... todo me sucede, cual tornado interior que lo toca todo allá afuera, mientras leo alternadamente a Colli y Nietzsche. Descanso un poco con Octavio Paz y Hermann Hesse pero ya he sido afectada, ya no leo igual.

Esta sensación de estar en la antesala de la confirmación de mis grandes cuestionamientos me extasía. No, no hablo de respuestas, que traerían en todo caso el sosiego; hablo de la ratificación de mi impulso de búsqueda como algo más genuino que mis intentos vanos por ser práctica y ver las cosas simples (¡ja!, como si vivir no tuviera chiste alguno).

Creo, firmemente creo, que no hace falta encontrar una explicación científica a lo que es uno; no hace falta descubrir los propios sentimientos en la voz de un poeta para darles valor; para qué dejarse llevar con canciones de otros cuando canciones más profundas brotan de uno, cuando uno mismo es una continua melodía que va del fortissimo al pianissimo de ida y de regreso; por qué conformarse con explicaciones metafóricas de los otros sobre nuestro propio ser y luego creer que somos sólo eso. Creo, firmemente creo, que en lo primero y lo último en lo que uno tiene que creer es en uno mismo.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…