Ir al contenido principal

Strindbergsmuseet

En la calle de Drottninggatan número 85, se encuentra el edificio amarillo donde vivió, en el piso cuatro, sus últimos años August Strindberg (lugar al que él llamaba la Torre Azul).

Strindberg nunca recibió el premio Nobel pese a estar nominado en trece ocasiones. El pueblo sueco, en respuesta le otorgó el anti Nobel a través de la donación voluntaria, ese mismo año (1912) murió víctima de cáncer en el estómago.

En marzo de 1912, Strindberg escribió:
"I wish to be taken directly to my grave; at 8 in the morning to avoid prying eyes. No lying in the cementery chapel, and definetely not in a church. I want to be buried in the new cementery but not in the section for the rich, vanity's market place. There is to be no singing or music or speeches at the grave side; the priest must strictly keep to the liturgy of our church and not add any personal remarks."

El museo preserva con los muebles originales los tres cuartos que ocupaba en aquel piso cuatro. Su escritorio mirando en diagonal hacia Drottninggatan muestra varias plumillas (objeto esencial para un escritor), libreros en el estudio y en la breve recámara donde en la mesita de noche también reposa un grabado de Jesús con un "Ven a mi" (Komme till mig).

Además de su gusto por la escritura, tenía uno muy particular por la pintura, que usaba para descargarse (como si el escribir no fuera suficiente) y otro gusto por Beethoven, de quien tenía algunas partituras y una careta arriba del piano que rentaba.

Es una visita que bien vale la pena, para quien esté más interesado en cómo era Estocolmo hace cien años, también se exhiben algunas fotografías.

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…