Ir al contenido principal

¿De verdad hay que escoger?

Alguna vez te habrán preguntado amigo lector "Si te fueras a ___ y tuvieras que escoger ____ ¿qué te llevarías?".

Si se me ocurrió, en una de esas veces que a mí me preguntaron, que la cosa es muy fácil, ahora me desmiento. Está verdaderamente del nabo tener que escoger.

Tengo que escoger de entre mis libros cuáles se irán conmigo en esta aventura de aprender a volar. A ver, qué me llevo, aquellos que han probado su eficacia en mantenerme a flote (esto no es volar), aquellos que he leído y que me han despegado los pies o me han señalado sutilmente hacia dónde brincar, aquellos majestuosos que me recordarán mi esencia, o los que no he leído y prometen ayudarme en el aprendizaje.

No, si la cosa no está fácil. De veritas.

A ver, de los que no he leído tenemos muchas categorías: los materia prima, los manuales, los motivacionales, los difíciles, los fáciles, los que me laten, los que me recomendaron, los chiquitos que se acaban pronto, los grandotes que pesan como plomo, los que prometí leer, los de bolsillo, los de cabecera (o de buró), los de lecturas cortas...

Y luego ¿cómo se les dice "adios" a los libros que estuvieron contigo en los malos ratos, o en los mejores momentos de tu vida?

Yo no puedo escoger entre Saramago, Benedetti o Borges. O a quién se le ocurriría no llevarse a Kipling o a Virginia Woolf. Y ahí se me quedan viendo Emerson, Henry James, Marcel Proust, Hesse, Cortázar, Fuentes, Balzac por decir algunos. Y como si los angelitos sólo hubieran escrito un libro.

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…