Ir al contenido principal

Amor incondicional

Vamos a ver si qué tal me queda este post luego de que ya lo había escrito y la aplicación de mi celular falló dejándome con nada. Este es un intento de superar la frustración que le viene bien al tema que quiero tratar hoy.

"Amor incondicional" es un término usado frecuentemente por las madres orgullosas de serlo para referirse al sentimiento que tiene para con sus hijos. También es usado para referirse a una suerte del "mejor" tipo de amor que pueda haber, como si fuera posible concebir que hay amor mediocre. ¿Por qué le ponen apellido al amor? ¿Por qué creemos que hay tipos?

El amor, sin apellido, es en toda su potencia simplemente amor. "Simplemente" no quiere decir que sea insulso sino que es y participa en la unidad como la experiencia de la unidad misma. El amor es amor. Todas las distinciones que hacemos sobre lo que creemos que es amor no es sino las distinciones que hacemos entre los diferentes modos de relacionarnos afectivamente, esto es, refieren a la forma en que un sujeto se relaciona con los diversos participantes de su mundo. El amor con apellido es una calificación racional a la relación de un "yo" hacia lo distinto a él: la madre (yo) se relaciona con su hijo (el otro particular) afectivamente conforme a las circunstancias que la unen a él (es su hijo, subrayo su para enfatizar la presencia del "yo" que se afirma a sí mismo: la madre se afirma a sí misma extendiéndose hacia su hijo de manera afectiva, le quiere porque es su hijo; es decir, las circunstancias definen las condiciones sin las cuales la relación afectiva no aparecería.

El amor no se detiene en las circunstancias, es ya de suyo la incondicionalidad puesto que no se da en el nivel racional, no hay un sujeto referido a un objeto sino la expresión pura de la no separación. El amor se siente en la no separación, cuando el "yo" se trasciende, cuando no hay un sujeto que señala hacia dónde está destinando lo que siente. Mientras haya un "yo" lo que hay son formas de afectos: cariño, fraternidad, amistad, deseo, extensión de mí hacia el otro (el otro soy yo en el sentido de que es mío), etc. y todas las formas de afecto están condicionadas a las circunstancias.

Para todo aquel que insista en que ama incondicionalmente le pregunto: si uno no puede dar lo que no tiene, ¿es posible amar incondicionalmente si uno se juzga a sí mismo, si uno no siente ese tipo de amor por uno mismo? ¿Es eso que dice sentir, amor hacia sí mismo o es apego a su "yo"?

Si tú perdieras todo lo que te da identidad, ¿sentirías amor o depresión?

El amor va más allá de la identidad, implica una entrega a lo que está siendo sin juicios o valoraciones. El amor no es racional, no se restringe, no discrimina, no se dirige.

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…