Ir al contenido principal

Respuesta sentida a una pregunta pendiente

Hace poco me hicieron una pregunta que, dada toda la revolución interior que me causan ciertas posturas, entre la represión y el nerviosismo de quien se está jugando el destino, medio contesté.

La pregunta era ¿qué le contestarías a Carnap respecto a la crítica que hace sobre el "uso inapropiado" de la palabra nada, dado que se refiere a lo no-existente? (Algo así fue formulada, no recuerdo las palabras exactas).

Antes que cualquier cosa llegara a mi cabeza —o debería de escribir: antes que pudiera reflexionar sobre la crítica, para que los cuadrados como Carnap no esbocen una media risa sarcástica— lo que llegó a mí fue un ardor de furia al recordar el mísero librito ese de Rudolf Carnap que leí hace años y unas ganas casí incontenibles de decir que tanta literalidad (la de Carnap) no muestra sino una completa falta de entendimiento de lo que ciertas formas de lenguaje intentan expresar más allá de una proposición que a simple vista y vía la lógica (que cualquier computadora puede aplicar) se le puede tachar de incongruente por expresar una indeterminación. 

El contexto en el que se aplica la lógica a los enunciados es aquel del leguaje literal como: "el sol calienta", "el sol es un astro", etc. Pero cuando llega una oración como "la nada nadea", el pensamiento lógico racional entra en shock, sobre todo en idiomas en que la nada es una no cosa (nothing): no se puede decir que algo sea una no cosa o esté en un no lugar o que suceda en un no tiempo. Vaya, ¡es que son registros distintos! Y aunque lo entiende Carnap y dice que está bien ese lenguaje en las artes y que hay que tener claro que una cosa es un poema y otra una afirmación filosófica, éste no puede terminar de "ver" el espacio que abren tales formas lingüísticas. 

Pero, ¿habremos de limitarnos a indagar y a referirnos a temas o conceptos dentro de un formato estrictamente lógico de modo que ello pueda ser argumentado como Sócrates hace con el argumento de Parménides en el Teeteto de Platón? Es decir, ¿la filosofía es perdernos en la textura de una proposición o indagar con las herramientas que tengamos sobre lo que realmente importa? 

Para mí, ese Carnap habría sido un excelente programador de computadoras, un analista del lenguaje que no se daría la oportunidad de preguntarse por el "lugar" del surgimiento de la existencia anterior a toda interpretación y a lo que significa para el ser humano tener experiencias de ello. El sr. Carnap está perdido en el mundo de lo ente, de la literalidad, de la razón dura, de lo que se puede modelar. 

Y por cierto, ¿qué hay del uso del cero, del infinito y del límite cuando se tiende hacia cualquier cosa sin llegar ahí? ¿Está bien para las matemáticas y mal para la filosofía?

Nothing es sólo una palabra para describir una apertura que tuvo la mala suerte de ser precedida por un "no" y ser entendida como algo negativo.

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…