Ir al contenido principal

Autoterapia o pensando en voz alta

Parece ser que sólo hasta que mi estado emocional ha recuperado cierta calma, es que puedo darme cuenta de cómo mis reacciones actuales reflejan las heridas (o los aprendizajes) y las heridas sobre las heridas (o los reforzamientos del aprendizaje).

Se te cae el helado al punto que le vas a dar el primer lengüetazo. Al siguiente helado tomas cierta precaución, es inevitable (por eso aprendemos), y si se vuelve a repetir la experiencia, tus decisiones respecto a si vuelves a intentarlo o cómo lo intentas reflejaran sin lugar a duda tu experiencia. Si sabes sobreponerte a la frustración, lo volverás a intentar; si reflexionas sobre los hechos, modificarás tus acciones para ensayar una nueva aproximación; si tu deseo es superior a tus malas experiencias, es posible que experimentes dolor ya sea que lo vuelvas a intentar o no porque todo cuanto deseas profundamente marca mucho más tu personalidad y esos deseos son tratados en calidad de místicos pues no los puedes explicar, simplemente dices que forman parte de ti "desde siempre". 

Me parece que el siguiente paso útil después de que te das cuenta que reaccionas no a lo que te pasa ahora sino a lo que te pasó, es verbalizarlo. Toda verbalización pasa por el proceso de reflexión, que es un proceso de separación entre tú y lo que verbalizas. Verbalizar te permite observar, reformular y asimilar un nuevo veredicto que se verá reflejado en tus próximas reacciones a eventos similares. 

Todo suena muy bien. Lo difícil es llevarlo a cabo aún con las emociones. Las emociones debes sentirlas, nunca reprimirlas. Entonces con todo y la frustración, el miedo y demás te abres a una experiencia que te permita volver experimentar aspectos de aquello que te marcó y que hoy no te permite seguir aprendiendo porque lo único que vez fue lo que te pasó. Se necesita valor. 

Un dedo machucado varias veces no lo expones al marco de una puerta, lo encoges. Sabes que no puedes andar por la vida abriendo puertas con los antebrazos o con los pies, necesitas arreglártelas para usar tus manos son encoger los dedos y no machucarte. Para lograrlo necesitas repasar lo que te pasó antes y figurarte racionalmente cómo hacerlo. 

La cosa se complica mucho más con las relaciones porque no depende todo de ti. El otro agrega incertidumbre, no todos los otros "funcionan" igual, cada uno va con sus propias heridas. Pero por tu propio bien, por amor a ti y porque quieres vivir en plenitud (sin encoger los dedos): te abrazas, te apoyas, te escuchas, te aconsejas y con los ojos bien abiertos (en conciencia) te dispones a aprender el "cómo sí lograrlo" en la siguiente oportunidad. 

Y si ves que no hay siguiente oportunidad, quizás debas considerar que aún no estás "en forma" para verla o ir por ella. 

Cada quien tiene sus tiempos, pero no todos tienen el suficiente tiempo. 

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…