Ir al contenido principal

Autoterapia o pensando en voz alta

Parece ser que sólo hasta que mi estado emocional ha recuperado cierta calma, es que puedo darme cuenta de cómo mis reacciones actuales reflejan las heridas (o los aprendizajes) y las heridas sobre las heridas (o los reforzamientos del aprendizaje).

Se te cae el helado al punto que le vas a dar el primer lengüetazo. Al siguiente helado tomas cierta precaución, es inevitable (por eso aprendemos), y si se vuelve a repetir la experiencia, tus decisiones respecto a si vuelves a intentarlo o cómo lo intentas reflejaran sin lugar a duda tu experiencia. Si sabes sobreponerte a la frustración, lo volverás a intentar; si reflexionas sobre los hechos, modificarás tus acciones para ensayar una nueva aproximación; si tu deseo es superior a tus malas experiencias, es posible que experimentes dolor ya sea que lo vuelvas a intentar o no porque todo cuanto deseas profundamente marca mucho más tu personalidad y esos deseos son tratados en calidad de místicos pues no los puedes explicar, simplemente dices que forman parte de ti "desde siempre". 

Me parece que el siguiente paso útil después de que te das cuenta que reaccionas no a lo que te pasa ahora sino a lo que te pasó, es verbalizarlo. Toda verbalización pasa por el proceso de reflexión, que es un proceso de separación entre tú y lo que verbalizas. Verbalizar te permite observar, reformular y asimilar un nuevo veredicto que se verá reflejado en tus próximas reacciones a eventos similares. 

Todo suena muy bien. Lo difícil es llevarlo a cabo aún con las emociones. Las emociones debes sentirlas, nunca reprimirlas. Entonces con todo y la frustración, el miedo y demás te abres a una experiencia que te permita volver experimentar aspectos de aquello que te marcó y que hoy no te permite seguir aprendiendo porque lo único que vez fue lo que te pasó. Se necesita valor. 

Un dedo machucado varias veces no lo expones al marco de una puerta, lo encoges. Sabes que no puedes andar por la vida abriendo puertas con los antebrazos o con los pies, necesitas arreglártelas para usar tus manos son encoger los dedos y no machucarte. Para lograrlo necesitas repasar lo que te pasó antes y figurarte racionalmente cómo hacerlo. 

La cosa se complica mucho más con las relaciones porque no depende todo de ti. El otro agrega incertidumbre, no todos los otros "funcionan" igual, cada uno va con sus propias heridas. Pero por tu propio bien, por amor a ti y porque quieres vivir en plenitud (sin encoger los dedos): te abrazas, te apoyas, te escuchas, te aconsejas y con los ojos bien abiertos (en conciencia) te dispones a aprender el "cómo sí lograrlo" en la siguiente oportunidad. 

Y si ves que no hay siguiente oportunidad, quizás debas considerar que aún no estás "en forma" para verla o ir por ella. 

Cada quien tiene sus tiempos, pero no todos tienen el suficiente tiempo. 

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…