Ir al contenido principal

A punto estuve de que me tomaran el pelo

En el Bosque de Tlalpan se pusieron un hombre y una mujer a dar a conocer unas pulseras originalmente diseñadas para los deportistas pero que sus beneficios se podían extender a cualquiera. Los beneficios de dichas pulseras era equilibrio, fuerza y flexibilidad, principalmente. El hombre lo probaba en el momento haciéndote creer que tu equilibrio y fuerza mejoraba al instante con sólo tener la dichosa pulsera de $500 pesos cuyo poder radica en la frecuencia almacenada en un holograma. Estos toma-pelo me hicieron gastar horas cerebro porque han de saber que me sometí a las pruebas de su efectividad y me sorprendí.

La prueba de la flexibilidad se puede explicar muy fácil, te hacen girar hacia un lado para que veas hasta donde llegas, luego te ponen la pulsera en una mano o sobre la cabeza y te piden que vuelvas a repetir la operación, el resultado es que llegas más lejos. Quien haya tomado clases de strech sabrá que precisamente las repeticiones te permiten ir cada vez más lejos.

Las otras dos pruebas son fáciles de rebatir si estás atento al momento y no te dejas llevar por la emoción. La del equilibrio es con los brazos extendidos hacia los lados y una pierna flexionada, te empujan el brazo del lado done flexionaste la pierna y te desestabilizan, la segunda vez lo mismo pero con pulsera y por acto de magia no pierdes el equilibrio tan fácil. Te aseguro que si estás en la estúpida te sorprenden y te tragas el cuento. La palabra clave es "magia", así como un mago te sorprende con sus trucos, sabes que es su habilidad de hacerte creer algo pero no se lo compras como verdadero porque te dice que es magia. La prueba de fuerza implica pararse con los pies juntos, poner los brazos a los costados y haciendo cuenco una mano para que quepa el puño del timador, éste se recarga y te mueve, luego lo mismo pero con pulsera y sientes que casi cargas al tipo y tú ni te mueves, ¡guau! Varios ante la sorpresa piden repetir la prueba y vuelven a sorprenderse. ¿Cómo le hacen? ¿En realidad funciona el holograma?

Eso de la frecuencia en el holograma es como si te dijeran que en una moneda grabaron una frecuencia que hace que tu campo energético cambie de manera armónica ¿qué? ¿Una cochinadita va a cambiar todo tu campo energético sin importar cómo esté? La palabrería pseudocientífica combinada con otras de la filosofía oriental venden mucho, nada más les faltó decir que los mayas ya lo sabían.

Tengan cuidado, si quieren gastar su dinero mejor compren artesanía y no regateen, o contraten a alguien para que barra la calle o para que arregle un jardín o inviten a sus amigos un café o a su pareja al cine pero no compren mierda que ni está linda ni sirve para un carajo.

Aquí les pongo la explicación del tema de las frecuencias: charlatanería pseudocientífica.

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…