Ir al contenido principal

Escribir un diario

Cuando cumplí quince años mi mamá me regaló un diario con candado y todo para que fuera desahogando mis emociones y dejara, en cierto modo, de escribir, literalmente, en todos lados. Hojeé el diario repleto de hojas blancas y me pregunté sobre mi futuro, quise adivinar las frases que quedarían ahí para siempre como testigos de los días vividos.

En ese diario cupieron dos años enteros y sobraba más. Ya no quise seguir escribiendo de lo que me pasaba después de dos años de anécdotas que leí y reviví en un sólo día. Lo menos trágico que escribí en él fue sobre el temblor del 85 y el miedo que se quedó en toda la familia que a la menor provocación volteábamos a ver la maceta colgante de la sala. Eso fue lo menos.

El diario lo terminé de leer riéndome de lo ingenua que fui al creer que en él sólo hablaría de amor y grandes encuentros. Estaba parada junto al basurero del multifamiliar donde vivía sintiendo dolor, frío, desconcierto, soledad, ansiedad y un miedo de pensar que habrían más años en mi vida que estarían llenos de lo mismo. ¿Quién quiere dejar constancia de un duro destino? Arranqué hoja por hoja, cada una la convertía en pedacitos de los cuales nadie pudiera leer nada. Que se muera el pasado, pensé. Pero lo vivido nunca se va, tú eres la prueba viviente de todo cuanto te ha ocurrido. Creo que fue ahí cuando me propuse no escribir de mí y no volver a sentir.

Como verán, la promesa fue vana. A penas la semana pasada me di cuenta que este blog era una forma de disfrazar un diario en el que según yo no escribía de lo más íntimo de mí. Supongo que un alacrán nunca podrá negar su condición natural.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…