Ir al contenido principal

Cosas de humanos

En mi clase de literatura de ayer se discutía el tema de la humanidad, nada más. Una cosa llevó a la otra y la maestra nos comentó de las reacciones contra-humanas de los que muestran oposición a las corridas de toros y me acordé, inevitablemente, de un grupo que se hacía llamar green peace (no sé si eran de verdad de GP o no) llevaban a fuera de la plaza de toros una manifestación nada pacífica. Vi la manifestación horrorizada. Yo salía de la plaza profundamente maravillada de haber presenciado una muy buena corrida... sí, habían matado toros pero tengan en mente esto: hay formas de morir.

También me acordé de la vez que presencié una muerte absolutamente cruel en un pequeño rastro de un pueblo cercano a Toluca, vi a un animal resistiéndose a caminar desde mucho antes de entrar al patio del lugar, me llamó mucho la atención y seguí la escena como quien ve una película de terror por primera vez. En becerro fue metido a rastras después de media hora de jaloneo. Yo no sabía lo que sabía el becerro: estaba a punto de perder la vida desangrándose y pataleando, salpicando de sangre todo el lugar. Era el becerro de la comida de ese día. Por supuesto que no pude comer.

He pensado que les vendría mejor a los animales de granja: toros, becerros, carneros, cerdos, pollos y truchas (a las truchas de granja las matan zarandeándolas en un bote perforado mientras se asfixian) que los grupos que ocupan tanta energía fuera de las plazas de toros se manifestaran en los rastros a favor de una muerte digna.

Ahora, coincido con mi maestra: a todos esos que desean que el torero sea cornado y muerto en la plaza en lugar del toro más nos valdría que se dieran cuenta que están deseando mal a su propia especie, están deseando acabar con un tipo de violencia usando violencia, fomentando el odio y deseando el mal a su propio grupo.

Hay gente que muere de hambre, que es torturada, secuestrada, asesinada, bocabajeada, golpeada y nadie la defiende, ¿por qué? Quizá piensen que son los otros el enemigo a vencer y se sientan muy lejos de los que sufren o de otra especie. ¡Ja!

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…