Ir al contenido principal

Saturada

No puedo dormir, ya no tolero una canción romántica más, no apetezco nada salado... ni tampoco dulce. Tengo un libro pendiente que no logro disfrutar aunque sé que está muy bueno. Tengo correos que contestar y no puedo ni siquiera leerlos. No escucho el radio. No veo la televisión. Ya me da náusea entrar al YouTube. Tengo muchos temas que investigar y no encuentro por ningún lado algo que me despierte la iniciativa. Por cierto que también tengo un montón de ropa por planchar que sólo veo de reojo.

Pienso, pienso. He masticado la misma idea por horas seguidas. No encuentro la punta del hilo para ir deshaciendo tremendo nudo. Quisiera decir que no estoy en un loop, porque no hay botón de reset que se me asome por ningún lado.

Qué diablos me está pasando y cuándo se va a acabar?

Mantras, eso debe ayudar... nop.

Alguien que me lleve de aquí. Cielos.

Pink Floyd. Me sumerjo en su vaivén, me dejo llevar. Navego dentro de su suave oleaje. Eso es... estoy descalibrada, parezco una esponja saturada de emociones.

No me acuerdo muy bien de la película Naranja Mecánica pero es como si me pusieran música clásica y no lo soportara.

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…