Ir al contenido principal

Entradas

Wagamamas

Comer es una de las primeras cosas que le da sentido a mi vida. Me gusta comer, disfruto comer. Comer no es deglutir algo, es experimentar la vida misma, es afirmar la vida, decirle sí y decírselo de una forma bonita.

Una de las mejores partes de viajar es probar las delicias del lugar sabiendo que quizá sea esa la última vez que lo pruebes porque no sabes si podrás regresar o al menos no sabes si podrás hacerlo pronto. Así que una comida puede ser una intensa relación de un día entre tú y el mundo que se te abre bocado a bocado.

El ramen del Wagamamas es una experiencia reconfortante, es comida para el alma, el sabor que te acaricia después de un largo viaje, el caldo que te cobija dándote la bienvenida. Con un tazón de estos enfrente, tienes la certeza de que la vida es bella de que, a mi manera, dios existe.

Dios es para mí comunión, reconocimiento de lo otro y de uno mismo como un mismo fenómeno experimentándose a sí mismo, es la vuelta hacía uno mismo desde lo otro. Comer es com…
Entradas recientes

El propósito de la vida

Hace tiempo que me pregunto sobre cuál es el propósito de la vida, por lo cual cada vez que veo algo al respecto me pongo a revisarlo para ver si me hace sentido. Claro, no es que en realidad esté buscando El significado de la vida, aquel real y verdadero (el one and only) porque imaginemos que sea algo así como "comer helado de fresa" y resulta que no sabes qué es un helado o no hay fresas donde vives o no te gusta el helado… ¿te imaginas que por ello tu vida careciera entonces de significado?

Entonces, esto del propósito de la vida es algo personal e intransferible y es algo así como la búsqueda de la felicidad. Ok, es personal, pero ¿cómo saber cual es tu propósito?

Antes pensaba que lo que había que saber era "la misión de vida", algo así como lo que estabas destinado a ser, como aquello que te llevaría a un crecimiento del alma si es que creías en la reencarnación. Pensar en algo así es creer que uno ya está marcado desde que nace y, francamente, creer en est…

Qué es esto que se llama vida

Deslindémonos primero de vida como "bios". No se trata ahora de pensar qué es vida, cuándo hay vida ni mucho menos cuestionarnos sobre el valor de lo vivo.

La cuestión de hoy es antropocéntrica 100%, egoica 100%.

¿Qué es esto a lo que el hombre ha llamado vida y que responde en todos los casos a la vida que es en todo caso mía? ¿Cómo es eso del "mejor vivir", del "aprovechar la vida", del "vivir la vida", del "merecerse la vida", del "hacer algo con mi vida"?

Para contestar a esto, una de dos, o nos remitimos a lo que nuestra sociedad dice-sin-decir qué es la vida o nos oponemos a ese marcado "sentido común" y nos vamos "por la libre". Dejemos los medios grises a un lado.

A ver, ni siempre le va bien al que es honesto y buen jugador ni siempre le va mal a villano aprovechado de las circunstancias. Al "merecerse la vida" le viene guanga la moral en una sociedad que apuesta todo por el ganador, po…

¿Hay de suicidios a suicidios?

La muerte siempre me confronta, es la mano helada en la espalda que por más que ignores asegura que sientas profunda e inequívocamente su presencia.

La muerte no dice nada y quizá por eso lo cuestiona todo. Camus decía que lo que debería pensar en serio la filosofía era el suicidio. Pensar el suicidio va más allá del quién, el cómo y el cuándo; lo que realmente sobrecoge es el por qué y ese sobrecogimiento tiene que ver con el valor que le damos a la vida de ese que se ha suicidado.

Hablar del suicidio es hablar de los valores de la sociedad. No todos los muertos valen lo mismo porque no todas las vidas nos significan lo mismo. Así la cosa.

Si el suicidio tiene una causa social, les llamamos héroes. Si el que comete suicidio es un don nadie que nada más sufre y hace sufrir y no aporta nada a la sociedad, hasta podríamos pensar que ya se estaba tardando.  Pero si, en cambio, ese que se suicida representa una figura de éxito o consumimos su persona (la ligamos a nuestra identidad), y s…

¿A color o en blanco y negro?

Sueños, sueños, sueños, ¿quién sabe a ciencia cierta qué son ellos y por qué nos disturban?

Dicen que algunos sueñan a color y otros en blanco y negro. Yo no sé en qué modo sueño, quizá en ninguno de los dos porque en mis sueños no veo los colores pero sí sé de que color son las cosas y eso no quiere decir que veo en gris, como que la cuestión es más conceptual. Lo más representativo en mis sueños son las emociones y las palabras escritas pues se me quedan grabadas profundamente. Puedo olvidar todo el sueño pero no la emoción y no el texto que aparece en los sueños.¿Qué significa eso? Lo ignoro.

Que por qué unos recordamos los sueños y otros no dicen por ahí que por cuestiones de presencia de la hormona norepinefrina o que por cuestiones de la presencia de ondas theta en los lóbulos frontales. A mí esto no me dice nada salvo que obviamente la actividad cerebral en unos es diferente a la de otros, lo interesante sería que esas diferencias se mantuvieran en estado de vigilia, lo que ad…

Pan de Muerto en clase de Estética

Debo reconocer ahora, que la maestra de estética que tuve en el CCH tenía un buen punto: antes que nada, los alumnos debían aprender a hacer algo para que pudieran sobrevivir, así que antes de mencionar la palabra "estética", mencionó "panadería" y nos puso delante la tarea de aprender a hacer pan de muerto, a elaborarlo nosotros mismos desde cero y llevar nuestro trabajo a clase, como se lleva todo proyecto a evaluación. Para la maestra, si el pan que estaba ahí todo chueco e imperfecto significaba que su alumno había aprendido a usar las manos para producir algo que él mismo podía consumir y, en el peor de los casos (si se le cerraban puertas y no era su vocación hacer pan), el alumno podía solicitar empleo en una panadería.

Claro que estando en la Faculta de Filosofía, ya en la carrera, me pregunté por qué diablos no sabía lo que era estética y que la maestra había hecho muy mal. Y sí, en cuanto al objetivo de su materia, y no en cuanto que estaba cubriendo lo …

Auto-ayuda

El concepto de "auto-ayuda" ha sido tan mal empleado al clasificar textos de producción y venta inmediata para un consumo que en realidad no ayuda en nada, que de sólo pasar en una librería por la sección de auto-ayuda da pena.

Necesitamos ayuda, la mayoría (por no decir que todos y que algunos lectores se sientan a salvo de todo mal) necesitamos referencias, explicaciones, saber que alguien ha podido salir de donde estamos (y no queremos estar). Pero una cosa es estar en una posición vulnerable y otra tragarnos cualquier cosa. Los que venden libros de quinta no tienen ética y sólo quieren vender, así que no esperemos que ellos tomen consciencia y no esperemos que esa lectura fácil nos ayude así como tampoco nos ayudarían pases mágicos frente a la luna. Si queremos entretenernos, es otra historia, pero si queremos salud (física, mental o emocional) no nos expongamos a fórmulas mágicas que quizá nos hagan aparentemente sentir bien pero que no nos ayuden a resolver la causa d…