Ir al contenido principal

Entradas

Del ser (Sein) y del ser-ahí (Da-sein)

Empecemos por decir que este texto en modo alguno pretende ser riguroso, primeramente porque ni tengo todo el conocimiento, ni es el ánimo de este blog en su conjunto proveer de citas filosóficas para el uso de filósofos.

La cuestión que me trae aquí hoy no es una cuestión que sólo preocupe a metafísicos y ontólogos, es una cuestión que, aunque no esté articulada, emana de la capacidad del ser humano de interrogarse por su propia existencia y, con ello, por la existencia de lo que está ahí junto con él. Es claro que para muchos es más importante cuestionarse sobre cómo hacer tal o cual cosa: ganar dinero, ser exitoso, conseguir el amor, vencer al enemigo, comprarse o no algo, qué ponerse para el día de hoy y toda esa serie de actividades cotidianas en las que entretenemos nuestra existencia para así, inconsciente o conscientemente, evitemos pensar sobre el qué, el por qué y el para qué de nuestras existencias. Supongo que dejar de entretenerse es despertar, porque no creo que sea adq…
Entradas recientes

El sentido (meaning), siempre el sentido

Hay una corriente psicológica que se llama logoterapia y se centra en la cuestión del sentido de la vida. La cosa es que siempre hay un sentido aunque ahora no lo conozcamos, puede ser que el sentido ahora sea encontrar ese sentido. Mucho se enfoca en el sentido de los eventos que ya han ocurrido pero hay poco sobre el sentido del ahora para poder seguir con el mañana.

La primera vez que leí El hombre en busca de sentido cuestionaba el que se buscara algún sentido "afuera", en los otros, en la ocupación y que no fuera suficiente la vida por sí misma. ¿Por qué no es suficiente sentido el simplemente vivir? Me parece que no lo entendía entonces. Los seres humanos no nos dedicamos a simplemente vivir justamente por el ejercicio mental que nos hace seres humanos: el recordar, el proyectar y con base en ello crear una identidad que asienta el derecho de estar aquí ahora, esto es, el presente es cuestión de sentido. Un presente sin sentido es una nada, es como estar suspendido a …

El problema del pensamiento fuera del edificio conceptual riguroso

Bueno, el título suena a algo difícil pero fue la única manera que encontré de introducir lo que he visto últimamente.

Empecemos por "pensamiento", que ya de por sí es difícil. El pensamiento es un ejercicio mental que involucra todo lo que somos, es decir, el pensar no se trata puramente de una actividad cerebral como si el cerebro estuviera en una cubeta y no requiriese mas que así mismo para efectuar tal actividad. El pensar es una actividad compleja, involucra la historia del individuo que piensa, su contexto y sus intensiones (que también son producto del pensar).

El pensar utiliza la razón, es decir, se vale de una estructura lógica que sigue ciertas pautas que llamamos leyes lógicas, pero usar solamente la razón es quedarse en un nivel especulativo que pronto se resquebrajaría pues la razón necesita de experiencia para sustentarse y seguir avanzando, es decir, seguir construyendo conceptos con los cuales fundamentar otros conceptos. Esto es el edificio conceptual que…

Como una flor

De vez en vez, desde hace unos años, me sobrecoge la idea de la muerte. Si alguien afligido por ella viniese a mí para encontrar una respuesta, seguramente le diría cosas maravillosas como poner la mirada en lo que tiene ahora mismo: vida. Pero cuando la afligida soy yo misma, la cosa cambia.

Pensar —aunque dicen que es justo lo que da origen a los sentimientos— racionalmente en un momento de sobrecogimiento emocional no resuelve la cosa. Creo en lo que dice D.T. Suzuki sobre el conocimiento verdadero: tener experiencia de él, introyectar lo que piensas, ser lo que piensas… o como lo diría la psicología desde la inteligencia emocional: ser coherente, pensar, sentir y actuar de manera alineada. Así que ¿cómo hacer del pensar, que quiere rescatarte de la angustia, el sentir desde dentro una idea (la del instante, la del ahora) como realidad? Porque aunque digamos que la realidad sucede en el ahora, ¿porqué no nos sentimos en ella, en la realidad, ahora?

Hoy debo volver al ensayo de Fre…

21 principios (persistencia)

Persistencia. Firmeza y constancia en la manera de ser o de obrar.

Bueno, este principio hace que la paciencia adquiera un carácter positivo y productivo. Uno no arde en ansias de que las cosas se den pero no se quita el dedo del renglón, mientras esté en uno hacer para lograr lo deseado se hace. Creo que la persistencia es una buena manera de medir que tanto se quiere algo, si sólo es un capricho, si es algo que crees que necesitas o si es algo que en verdad deseas.

La cuestión con la persistencia es que puede volverse testarudez si no se aprende durante el proceso. Si las cosas no se dan de una forma, pueden darse de otra. Persistir no es darse de topes una y otra vez esperando que la pared desaparezca.

En cuanto al persistir sobre la manera de ser hay que seguir la vía media: ni ser voluble ni ser rígido. Supongo que todo es cuestión de ejercer el pensamiento reflexivo, sentarse a meditar sobre quién es uno y estar dispuesto a cambiar si la manera acostumbrada de ser ya no le aport…

21 principios (paciencia)

Paciencia. Capacidad de sufrir y tolerar desgracias y adversidades o cosas molestas u ofensivas, con fortaleza, sin quejarse ni rebelarse. Calma o tranquilidad para esperar.

Parece ser que la paciencia es cosa de santos, cosa de resignados o, peor, cosa de sufridos. Paciencia parece ser la imagen de la mujer ejemplar de los tiempos de mi abuelita en los que se decía que había que aceptar cada quien su cruz. Viéndolo así, no parece que haya nada de bueno en este principio, pero si nos ponemos a pensar en la tendencia actual a quererlo todo para ayer, a quererlo todo ya y rápido, entonces la paciencia adquiere un sentido de contragolpe a una tendencia desquiciante.

Pero la paciencia también tiene un carácter de sabiduría cuando el ánimo que la alimenta no es la resignación sino la serenidad desde la que se contempla lo que sucede con el afán de aprender y de ver cómo las cosas que se escapan a nuestro control van moviéndose y desembocando en nuevos escenarios, como un mar agitado que va…

21 principios (merecimiento)

Merecimiento. Situación de que se le deba una atención a alguien.

Pensemos de nuevo hacia adentro: me debo atención a mí mismo. El merecimiento es una consecuencia de honrarnos pues gracias a que me honro sé lo que me corresponde en cada momento, no más, no menos.

La atención no la exigimos de los demás, nos la damos a nosotros mismos y justamente por ello sabemos si nos merecemos, o no nos merecemos, continuar una relación: si dejas que alguien te haga menos, tú mismo te estás haciendo menos y eso es justamente lo que te causa dolor y lo que no es fácil perdonar.