Ir al contenido principal

¿Cómo llega el perdón?

En mi experiencia, el perdón es una de las cosas más difíciles de experimentar y también una de las más maravillosas pues a partir de que lo experimentas, tu perspectiva del mundo cambia, empiezas a vivir de otra forma.

No estoy hablando aquí de lograr que alguien te perdone, eso en realidad no tiene mayor impacto. Cuando has hecho algo por lo que creas que necesitas ser perdonado, quien otorga el perdón transformador eres tú mismo.

Si el caso es que consideras que alguien te hizo algo que no puedes perdonar, aquí es cuando las cosas se ponen interesantes. Uno puede pensar que no se merecen tu perdón porque lo que hicieron fue malísimo. Puede que tengas las mejores razones y argumentos contundentes y que creas que no otorgarles el perdón te da fuerza, pero en realidad lo que haces es mantener la herida abierta y apuñalarte cada vez que recuerdas lo que pasó por lo cual necesitas parar y perdonarte por lo que te has estado haciendo, pero eso no lo puedes lograr hasta que perdonas lo que sucedió. Así que estamos ante un trabajo personal que se realiza en el interior de uno mismo y cuya motivación surge de uno mismo.

Te podrán decir que vivir en el rencor, en el odio, en el dolor, en la repetición una y otra vez de aquello que te lastimó no hará sino enfermarte. Y quizá hasta te enfermes y aún así no veas que eres tú quien se está haciendo daño. Así que el primer paso es darte cuenta que hace un tiempo que no experimentas la alegría, o que al mirarte en el espejo tienes el ceño fruncido, o que tu cuerpo te grita con uno u otro dolor que ya pares. Pregúntate si te sientes ligero o alegre, entonces pregúntate si quieres sentirte bien contigo mismo y con lo que te rodea, ¿quieres? Perdona, perdónate. Acepta lo que ha pasado porque pasó y no lo puedes cambiar; pero puedes, al aceptarlo, dejar de seguir viviéndolo; puedes dejar de revivir en cada experiencia nueva lo que sucedió.

El perdón no es una decisión de la mente, no es una decisión lógica (aunque tiene mucho de lógico). El perdón está motivado desde el corazón y desde ahí es que la forma de pensar cambia. El perdón empieza con amor incondicional a ti mismo (que nada tiene que ver con el amor propio del ego). El perdón llega cuando estás dispuesto y llega como un regalo, no como un logro.

Tú no otorgas el perdón, vives el perdón como rendición hacia el amor.

Si hay algo que decides y que alimenta tu voluntad es cuando dices: "ya no más". El "ya no más" significa que vas a parar de luchar, que vas a parar de apuñalarte y eso requiere fe en el amor.

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…