Ir al contenido principal

Disolver la ansiedad

Me encontré una publicación muy interesante sobre cómo disolver la ansiedad con métodos holísticos. Aquí les comparto en español lo que escribió Brittany Jackson que me parece sensacional y de gran utilidad, pues yo misma he experimentado los beneficios.

La ansiedad está alimentada por el ego y resulta de estar "viviendo" en el futuro, es decir, de estar constantemente anticipando los mil y un problemas que podrían presentarse, por lo cual lo básico está en enfocarse en el presente mediante ejercicios que te "aterricen".

1. Cubrir el cuidado personal básico como primera actividad al despertar.

Cuando estás ansioso crees que no tienes tiempo para cuidar de ti en los aspectos básicos porque crees inconscientemente que estás en peligro, de modo que al despertar lo primero es consentirte tomando un vaso de agua, cepillando tus dientes, nutriendo tu piel con aceite. Si te bañas por la mañana, antes de entrar a la regadera cepilla tu cuerpo de abajo hacia arriba. Haz de este cuidado un ritual y siente cada momento.

2. Expresa gratitud.

Cuando te sientes mal es difícil hacerlo pero es muy sanador hacer el esfuerzo aunque te sientas falso pues te sientes mal y la ansiedad hace que sólo te enfoques en lo que hace falta o lo que está mal. Sin embargo, siempre hay algo que agradecer empezando por el despertar y poder atestiguar otro día, por el techo que te cubre y por las personas que se encuentran en tu vida (puedes pensar el 5 personas, en algo particular de cada una de ellas y agradecerles). Si resulta muy difícil puedes recurrir a una meditación guiada, por ejemplo: Trabajar el agradecimiento por Fundación Sauce.

3. Hacer tus movimientos intencionales.

Prueba con practicar yoga, caminar o trotar ligero, nadar. Es importante que no lo consideres una obligación, que no sea exhaustivo o que te lleve a querer hacerlo a la perfección o a ganar. El objetivo es enfocarte en los movimientos de tu cuerpo.

4. Arraígate.

Cuando empiezas a sentir el ataque de ansiedad, para de hacer lo que estés intentando hacer y tomate diez minutos en una práctica de arraigo como:

a) Ve afuera y permite que el sol toque tu rostro mientras realizas respiraciones profundas.
Encófate en colores, sonidos u olores de tu alrededor. Si puedes tener contacto con la naturaleza puedes mejorar tu salud pues se reducen los niveles de citocina (que están asociados con depresión, ansiedad, mala salud, patrones de interrupción del sueño, etc.)

b) Practica aromaterapia.
Lleva contigo aceites esenciales como lavanda, geranio, salvia. Puede usar dispersores preparados con una mezcla de estos. Entrégate al olor, respira profundo, esto te traerá al presente.

c) Practica la respiración de fosas nasales alternadas.
Esta técnica se llama nadi shodhana. Con un dedo cierra una fosa mientras inhalas, luego cambia de fosa y exhala, luego inhala nuevamente y vuelve a cambiar de fosa nasal para exhalar.

d) Perdónate.
A veces la ansiedad nos ganará y parecerá que se lleva lo mejor de nosotros. No te culpes por ello, ten presente que estás en encargándote de ello, que no eres infalible. Vuelve a seguir la práctica de estar en el presente. Una respiración a la vez, un movimiento a la vez. Eres humano y estás aprendiendo, ámate tal y como eres, con todo y tus debilidades.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…