Ir al contenido principal

Disolver la ansiedad

Me encontré una publicación muy interesante sobre cómo disolver la ansiedad con métodos holísticos. Aquí les comparto en español lo que escribió Brittany Jackson que me parece sensacional y de gran utilidad, pues yo misma he experimentado los beneficios.

La ansiedad está alimentada por el ego y resulta de estar "viviendo" en el futuro, es decir, de estar constantemente anticipando los mil y un problemas que podrían presentarse, por lo cual lo básico está en enfocarse en el presente mediante ejercicios que te "aterricen".

1. Cubrir el cuidado personal básico como primera actividad al despertar.

Cuando estás ansioso crees que no tienes tiempo para cuidar de ti en los aspectos básicos porque crees inconscientemente que estás en peligro, de modo que al despertar lo primero es consentirte tomando un vaso de agua, cepillando tus dientes, nutriendo tu piel con aceite. Si te bañas por la mañana, antes de entrar a la regadera cepilla tu cuerpo de abajo hacia arriba. Haz de este cuidado un ritual y siente cada momento.

2. Expresa gratitud.

Cuando te sientes mal es difícil hacerlo pero es muy sanador hacer el esfuerzo aunque te sientas falso pues te sientes mal y la ansiedad hace que sólo te enfoques en lo que hace falta o lo que está mal. Sin embargo, siempre hay algo que agradecer empezando por el despertar y poder atestiguar otro día, por el techo que te cubre y por las personas que se encuentran en tu vida (puedes pensar el 5 personas, en algo particular de cada una de ellas y agradecerles). Si resulta muy difícil puedes recurrir a una meditación guiada, por ejemplo: Trabajar el agradecimiento por Fundación Sauce.

3. Hacer tus movimientos intencionales.

Prueba con practicar yoga, caminar o trotar ligero, nadar. Es importante que no lo consideres una obligación, que no sea exhaustivo o que te lleve a querer hacerlo a la perfección o a ganar. El objetivo es enfocarte en los movimientos de tu cuerpo.

4. Arraígate.

Cuando empiezas a sentir el ataque de ansiedad, para de hacer lo que estés intentando hacer y tomate diez minutos en una práctica de arraigo como:

a) Ve afuera y permite que el sol toque tu rostro mientras realizas respiraciones profundas.
Encófate en colores, sonidos u olores de tu alrededor. Si puedes tener contacto con la naturaleza puedes mejorar tu salud pues se reducen los niveles de citocina (que están asociados con depresión, ansiedad, mala salud, patrones de interrupción del sueño, etc.)

b) Practica aromaterapia.
Lleva contigo aceites esenciales como lavanda, geranio, salvia. Puede usar dispersores preparados con una mezcla de estos. Entrégate al olor, respira profundo, esto te traerá al presente.

c) Practica la respiración de fosas nasales alternadas.
Esta técnica se llama nadi shodhana. Con un dedo cierra una fosa mientras inhalas, luego cambia de fosa y exhala, luego inhala nuevamente y vuelve a cambiar de fosa nasal para exhalar.

d) Perdónate.
A veces la ansiedad nos ganará y parecerá que se lleva lo mejor de nosotros. No te culpes por ello, ten presente que estás en encargándote de ello, que no eres infalible. Vuelve a seguir la práctica de estar en el presente. Una respiración a la vez, un movimiento a la vez. Eres humano y estás aprendiendo, ámate tal y como eres, con todo y tus debilidades.

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…