Ir al contenido principal

El arte de no tener prisa


No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 

Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuviéramos vida de sobra y nunca se nos pasa por la cabeza que menos puede ser más, que detenerse, decir no, abstenerse, esperar, pensar, respirar, nos puede otorgar plenitud. 

La muerte está a la vuelta de la esquina y ya levantamos el pie rumbo a ella. Corremos hacia el desgaste, hacia la desmesura, hacia los sueños de grandeza que hemos confeccionado con las propuestas del mercado, corremos en pos de ser otros distintos de nosotros mismos, vivimos en la falsa ilusión del placer que surge sólo de la masificada abundancia que arrebata al que no va montado en el mismo tren. Nos hemos olvidado de cómo es estar en tranquilidad. 

La buena comida se disfruta despacio, cada bocado tiene su importancia y nunca se come pensando en lo que viene después porque eso sería sólo engullir sin degustar, la buena comida se come con mesura porque se aprecia como se llena la boca de sabor con un bocado moderado. Hemos olvidado cómo comer, estamos hambreados. Nos llevamos grandes trozos a la boca y ya vamos apartando comida que no sabemos si seremos capaces de deglutir, corremos ante un nuevo plato para probarlo antes que otros sin preguntarnos si ya estamos satisfechos o si se nos antoja, si nos hace ilusión. Comer más no es vivir más. Comer más no es ser más. No somos lo que comemos sino cómo lo comemos. La vida es aquello que dejamos detrás por seguir una fantasía prestada. 

En este mundo de prisas ya no pensamos en que estamos con otros y que todos nos merecemos un lugar, que todos nos merecemos el disfrute. Nuestro quehacer se ha vuelto egoísta  y los demás sólo existen para nuestro provecho o de lo contrario estorban. 

¿Qué clase de vida desaforada estamos consumiendo? ¿Cuántos estamos viviendo por inercia siguiendo la corriente que ha pasado cerca de nosostros y nos ha llevado? ¿Quién tiene tiempo hoy para dejar de hacer lo de siempre, para detenerse y escucharse en silencio?

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…