Ir al contenido principal

Escribiendo como quien se cepilla

A ver cómo escribo esto para que suene medianamente interesante. No creo que pueda, debería parar aquí pero resulta que no me da la gana. De hecho no me da gana de nada excepto de escribir aquí mismo. 

No persigo ningún fin adicional al escribir mismo. Es como cepillarse el cabello sin la intensión de peinarse. Quizá sí haya una intensión, estar conmigo en este modo especial. 

Estoy agotada. Cuando veo a mi alrededor todo lo percibo sucio, literalmente sucio. Le hace falta una buena lavada, a presión, a esta ciudad, a mi colonia y a mi casa; también a la escuela, al estacionamiento, a las esquinas a donde sólo llega el polvo y las arañas. 

Los seres vivos vamos dejando rastro de nuestra existencia por donde quiera que pasamos. Hay algunos que además dejan rastro de su mala educación. 

Luego pienso que me voy a morir y voy a dejarlo todo a medio hacer o, peor, las cosas se van a quedar en proyectos. No importa cuánto haga ni cuándo me muera. Supongo que llegar es en realidad morir, terminar es morir, realizarse es morir. 

Y hay gente que camina por aquí como si nada. Creen que saben cómo es la cosa y que ya están hechos. Tres o cuatro metas y ya está. 

A veces no hablo con nadie porque me da flojera sintonizarme con ellos y todavía más flojera sintonizarlos conmigo. Tenemos la pésima tendencia de aferrarnos a lo que creemos. Aunque no falta el que quiere enseñarte cómo es la cosa, cómo es esto de la vida. 

Hay algunos pensamientos que me vuelcan el estómago de lo interesantes que son, suenan bien pero llevarlos a la práctica cuesta más de media vida. Generalmente uno entiende ese tipo de pensamientos pasadas algunas décadas de modo que ya cuando parece jalar la cosa ya se nos acabó el veinte y no tenemos más monedas para depositar. 

Creo que lo bueno es que hay gente que parece arreglárselas para ser feliz y es de lo más ligera. Digo 'creo' porque no me he encontrado alguien que de verdad sea así de una manera auténtica, sin aparentar. Bueno, no. Me acabo de acordar de alguien... aunque no la conozco muy bien. No sé.  A veces yo soy así, pero no me dura mucho. No sé si esto se arregle empastillándonos todos y andando todos de sonrisa estúpida (sin razón) por la calle, igual y sí. 

Los que de verdad me impresionan son esos que se dan cuenta de todo, que saben que la cosa no tiene remedio y de todas formas trabajan como si pudieran cambiar el mundo. Esos sí que son héroes. Pocos los entienden, muchos los malinterpretan y los más no saben de ellos. En fin. Así la vida. 

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…