Ir al contenido principal

Los placeres de la vida


Supongo que cada quién tendrá eso que considera "los placeres de la vida", y supongo que muchos en su lista tendrán lo que se dice que es un placer, es decir, creerán que algo es placentero sólo por que lo dicen.

Hay placeres que llegan en condiciones desfavorables y que justo por eso se convierten en un placer de la vida, que de otra forma, sólo sería cualquier cosa (aunque nada que te pasa en realidad es cualquier cosa) en tu historia personal.

Lo que en una condición te causa gratitud, en otra te hace sentir insultado. El placer tiene que ver con tu historia (la forma en como te cuentas lo que te ha pasado y te construyes, con ello, como personaje) que reposa en la cultura de tu tiempo.

Creamos historias, ese es el sentido de nuestra existencia. Algunas historias nos representan tanto esfuerzo que negamos desprendernos de ellas y las repetimos para nosotros una y otra vez hasta que olvidamos su significado. Somos historias que acabarán. Algunos son un párrafo, otros un tomo entero y no sabemos el número de hojas y la cantidad de tinta que podremos ocupar... y escribimos, a veces tan sin sentido, ¿y si la vida es larga y escribimos así todo un tomo, o sí es corta y todo lo que pudimos contar de nosotros fue un tedio sostenido? Nuestras historias tienen un sólo lector: nosotros mismos, y sólo leemos nuestra historia (de las de los demás sabemos sólo la sinopsis).

Creo que en mi caso no le hecho tantas ganas lo que me cuento de mis placeres como a lo que me cuento de mis infortunios. Me pregunto por qué.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…