Ir al contenido principal

Sincronicidad

El azar no es más que el nombre que se le da a una ley no conocida.
El Kybalion

El tema llega a mi recurrentemente. Un libro, sucesos; lo olvido... de pronto ahí está de nueva cuenta, la sincronicidad asomándose a mi vida.

  • Tengo un deseo, pienso en él mientras medito y al acabar mi celular se enciende mostrándome lo que estoy buscando.
  • Me subo a un camión, me llaman la atención una madre con su hija de una manera peculiar; no es que hablen de algo interesante o estén haciendo algo en particular, ni siquiera visten de modo llamativo pero mis ojos se posan en ellas. Bajo del camión, por tres horas realizo varias actividades. De regreso un camión espera a que fluya el tráfico, me da tiempo de llegar hasta él, verificar a dónde va y subirme. Decido bajarme antes, nunca lo he hecho, se paran dos mujeres y me asombra ver a la madre e hija que tanto me habían llamado la atención; bajamos en el mismo lugar, caminamos hacia la misma dirección.
  • Después de años de no ver a una persona, de vivir en países distintos y no tener contacto alguno, un día nos cruzamos, ¿qué probabilidades hay? Después del encuentro algo se ha movido dentro de mí, no me siento igual. No entiendo mi movimiento interno, es sólo alguien que conocí alguna vez ya ya.
  • Me gusta correr, no tengo un horario ni lugar fijo. Corro a la hora que siento el deseo y en el lugar que me llama. En la Ciudad de México, ¿qué probabilidades hay de que me encuentre a alguien que no quiero ver, cuando hay veces que con cita y queriendo no encuentras a la persona aunque esté diez pasos lejos de ti?
  • Quiero cambiar la fecha de una cita pero no quiero molestar a la otra persona, de pronto me llama esa persona para cambiar la fecha.
  • Pienso en alguien y suena el teléfono, es la persona en la que estoy pensando.
Lo interesante de estos eventos es que lo observado se liga al observador de manera significativa no de una manera reflexiva sino, me parece, instantáneamente. El observador recibe el impacto que sólo tiene sentido para él en la forma de sincronicidad.

Miles de cosas pasan todos los días a cada instante y la mayor parte del tiempo lo único que llegamos a percibir es nuestro propio ruido mental. Lo significativo de la sincronicidad es que te saca del ensimismamiento.

¿Quién se comunica en un evento así, el universo o el observador (o mejor dicho el ser dentro de mí, the self in myself)?

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…