Ir al contenido principal

Consumo del ser

El ser humano ha abdicado ante sus propias creaciones: sus productos de consumo; el hombre se deja formar por ellos sin darse cuenta, se acostumbra a ellos, se adapta a sus adquisiciones y hasta desarrolla apego; el hombre es conforme a lo que tiene porque si no se tiene nada no se es. Parece que el hombre rechaza ser único e irrepetible y prefiere definirse a través de productos estandarizados, compartir necesidades estandarizadas, desear de forma estándar ¿para qué preguntarse qué se quiere si la respuesta está perfectamente documentada en revistas, comerciales de radio y TV, mainstreams, etc.? ¿Por qué estar satisfecho con el propio “césped” si el del vecino siempre es más verde? El ser humano se evita la penosa tarea de conocerse pero, en cambio, se entrega por completo a la labor de coleccionar objetos como si se recuperara así mismo y aún a sabiendas de que la satisfacción nunca llegará.

Decimos que somos únicos pero no aceptamos que el otro sea distinto, nos sentimos más cómodos si los otros se comportan conforme a lo esperado, si se ajustan al estándar. Cualquier desviación parece potencialmente peligrosa. “Si no se está con la sociedad se está en contra de ella”, pareciera ser el pensamiento común. Nunca le ha faltado al hombre a quién obedecer, en esta época manda el consumo, el mercado, la masificación; es mejor obedecer que hacerse responsable, mejor dormir que estar despierto, mejor comprar que no ser nadie a los ojos de la sociedad (y ojalá fuera sólo a los ojos de la sociedad, pero tú has llegado a creer que no eres nadie si no tienes). Si bien es imposible mantenerse al margen del consumo de mercancías, al menos el hombre podría preguntarse si en verdad desea un producto antes de comprarlo, al menos podría hacerse consciente del porqué lo está comprando en lugar de engañarse… al menos.

¿Y después de la compra qué viene? El despilfarro. Ya sea si el producto ya no me satisface y lo dejo olvidado en cualquier rincón, ya sea si por la compra me siento culpable y me obligo a usarlo al máximo (digamos usar el automóvil para ir a la esquina), ya sea si en el uso sin deseo lo que despilfarro es la propia vida.

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…