Ir al contenido principal

¿Qué son los números?

Me pregunto qué son los números. Unos dicen que siempre han existido y que seguirán ahí aunque todo lo demás desaparezca. Otros dicen que los números son el lenguaje del cosmos. Hay quien dice que en los sueños puedes ver lo más extraño pero que no puedes escapar de la lógica básica que la expresión 2+2=4 representa. Los números son universales y no están sujetos a la percepción ni al humor de nadie: el 2 representa lo mismo para ti que para mi en cualquier momento.

Si los números son los ladrillos del lenguaje universal, si ellos son lenguaje y si les aplicamos eso que dice Wittgenstein sobre el lenguaje: "el lenguaje no emergió del razonamiento", entonces, ¿de dónde nacen los números? El ser humano es mucho más que razonamiento...

Los números son objetos ideales, esto quiere decir que no puedes verlos caminando por la calle. Los objetos ideales requieren de alguien que los piense y hasta el momento sólo podemos dar cuenta de nosotros mismos (los seres humanos) como capaces de pensar, de crear universos con objetos ideales.

De que si los números siempre han estado ahí, se podría decir que sí en tanto que exista algo que pueda ser considerado como unidad. Pero la idea del número es la concepción de cómo se percibe el mundo: se necesita tener considerar que hay varias unidades para que al irlas juntando aparezca el 2, luego el 3, etc.

Si el lenguaje numérico nace antes de la razón, implica que es parte de la condición de ser humano. Implica una concepción de separatividad y luego una voluntad creativa de reunir.

¿Qué tenemos antes del número 1 y después del último número (n+1)? Yo digo que lo mismo pero hay dos símbolos distintos para representarlo: "0" y "∞": La "nada" y el "todo" que nunca hemos visto pero que sí hemos pensado. La matemática los usa. La ciencia nos habla de lo indeterminado, sin embargo se apresura a decirnos que no hay cosa alguna que nazca de la nada (ah, recordemos que los números son objetos ideales).

Yo no sé ustedes pero a mí me da más vértigo y deseos de saber más pensando en las cosas de todos los días (los números, por ejemplo) y el universo que se abre con ellas, que en las fantasías que luego de un rato molestan tanto como un disco rayado.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…