Cuando uno ve lo que no quiere ver

Las imágenes aparecen sin anunciarse, en un giro de cabeza, al tratar de re-enfocar algo que de momento el cerebro no entiende, de pronto cae adentro, muy adentro y, haciendo eco, una instantánea de la vida. Como si fuera yo muy importante, de inmediato pienso que trae dedicatoria: "Del universo para ti". ¿Qué puede significar una paloma muerta en el segundo piso del Periférico?

Muerte, uno ciertamente no quiere ver muerte, mucho menos sin razón o donde no debiera haberla ¿la muerte tendrá lugares prohibidos? Debiera.

Dejemos a un lado las preguntas necias y las reflexiones baratas. Lo cierto es que ver a una paloma patas arriba en donde jamás esperaba verla me descompuso el estómago y el ánimo. No puedo pensar algo así como "si es sólo una paloma" o "hay cosas más horribles", me rehúso a disminuir el impacto que recibí sólo porque la prensa —los medios— tienen más imágenes desagradables que vender, sólo porque hay quienes su realidad es más espantosa. Esta es mi realidad y no es que menosprecie la de los demás, es que quiero estar presente en la mía.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Pato Frio Cashmere Rosé

Contextualizando un vino (maridaje)