Condado de Haza

Ah qué grata sorpresa resultó ser este vino tinto de 2007, un crianza 100% tempranillo (me parece que esta cepa le cae muy bien a mi paladar).

Su sabor es fuerte, no les voy a echar aquí ningún choro de catador. Hume estaría avergonzado de mi sentido del gusto: diría que llego a un burdo "está muy bueno". En mi defensa diré que no es necesario tener la capacidad de distinguir la composición de una obra de arte para saber si es buena y con esto quiero decir que voy más allá de mis gustos personales y que por el momento no hay nada que entorpezca mi juicio ni a favor ni en contra del fabuloso brebaje.

Se me antoja para una corrida de toros, de modo que debo percibir algo de sabor a cuero (en realidad no sé, jaja). Pero por lo pronto me lo estoy tomando mientras les escribo y así ya es bastante grato. Como verán en la foto, no atendí a la regla de no llenar la copa, aunque sí atendí a la de beber en una copa de cristal, vaya, nadie es perfecto.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Pato Frio Cashmere Rosé

Contextualizando un vino (maridaje)