Pick an icon to die for

Regreso con la misma pregunta que desde hace ya más de un año titila en mi mente: ¿En qué quieres creer?

Verás, aquello en lo que crees marca tu vida, eliges con ello la forma en que te aproximas a las experiencias sensoriales y extrasensoriales. Tus creencias celebran o castigan tu cuerpo, tus gustos, tus tendencias. Crees: eliges. Luego con el tiempo asumes que esas elecciones son tú aunque ya no recuerdes por qué las escogiste. Eliges una cruz, dos triángulos cruzándose, una media luna, una hoz, un sol, un águila,... lo que sea, escoges y descartas... y todo aquello que queda afuera se convierte en tu enemigo.

Escoges un icono y crees que representa tu verdad (como si alguien pudiera jactarse de tener "la verdad"); los iconos representan ideas que generalmente no son tuyas, representan ideas de instituciones a las que te sumas y nunca nunca te arropan. Te casas con una idea, basas tu existencia en ella, te encierras en una cárcel del tamaño de esa creencia y mueres con ella o por ella.

Verás, no se si te has dado cuenta que la vida es hoy y que cada día eres alguien nuevo, que lo único cierto es lo que experimentas momento a momento. Experimentas y cambias. Los iconos son estáticos, tú eres dinámico. Tan pronto escoges un icono que te represente, aceptas tu muerte. ¿Lo ves?

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Pato Frio Cashmere Rosé

Contextualizando un vino (maridaje)