Ir al contenido principal

Tener bebés está de moda

Los suecos no tendrán que preocuparse por decremento de población en los próximos años pues sus habitantes se han dado a la tarea de generar bebés.

Los bebés suecos si que traen una torta bajo el brazo. En adición a la educación gratuita los nenes reciben una mesada del gran padrino gobierno, de modo que podrán estar seguros de tener para sus chuchulucos mientras cursan la educación elemental.

Pero más allá de que el proyecto bebé sea económicamente viable, se cuenta con un paquete de beneficios que ni soñando tendría una mamá promedio en México (ojo, escribí promedio y aquí sólo entran mamás de clase media para abajo).

Es posible que con toda la calma del mundo la mamá pueda subirse a un transporte público carriola-todo-terreno en mano, ocupar una sección especial para estacionar el susodicho vehículo y no recibir jamás una queja pero si ayuda de todos los demás. Si la mamá trabaja (aquí es casi seguro que así sea) gozará de tiempo suficiente para pasear a su bebito en compañía de sus amigas que, permítanme especular, se han puesto de acuerdo para que vivan embarazo y primeros años juntas.

La carriola es un artefacto obligado, no son blandengues facilitadores de transportación sino robustos, sofisticados y altamente equipados vehículos que pueden ser usados por muchos años. En nene se paseará en ella hasta los 6 o 7 años y ya mas entrado en edad, si tiene un hermanito, le será implementada a la carriola un descanso (como los triciclos) para ir paseando de pie y sin agotarse.

Los padres no se hacen a un lado y también se juntan con amigos para el paseo matutino y gozan de unos meses de asueto con goce de sueldo para atender al chiquitín.

Las panzas se lucen por doquier. Baby time.

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…