Ir al contenido principal

Comida y placer

Cuando digo que me encanta comer, no lo digo como el placer básico de saciar un estómago hambriento, sino el placer de descubrir el mundo entero y conectarse con "algo más" a través de la comida, no a través de los alimentos, de la comida.

La comida puede trasladarme de un estado depresivo al éxtasis. Comer cualquier cosa puede llevarme de estar bien a sentirme de lo más mal. Ojalá esto fuera suficiente para proveerme de la comida-ambrosía, pero no, soy humana y tengo mis grandes limitantes: muchas veces cómo sólo por que es hora o porque no hay nada mejor cerca o porque es más barato; luego sufro las consecuencias que a veces duran más de un día.

El cuerpo es la vía que nos posibilita todas las experiencias, mantenerlo en las mejores condiciones nos permite gozar, experimentar, aún más. El mantenimiento del cuerpo se realiza en varias áreas: la escucha, el acicalamiento, el ejercicio, el descanso, y la comida.

El placer a través de la comida va más allá de la ingestión de dulce y grasa... mucho más allá. El dulce y la grasa dan un placer inmediato, proveen de energía inmediata que se convierte un problema cuando uno no se dispone a hacer ejercicio sino a reposar. El placer inmediato se ve terminado con el sufrimiento a largo plazo.

Procurarse alimentos que dan placer a la vista, al olfato y al gusto, y que, además, garantizan el bienestar posterior es todo un arte y, por ello, toda una forma de vida gratificante.

Me encanta comer. Me molesta cuando lo hago mal y me causo daño. Me molesta tener dolor de estómago, de cabeza o sentirme incapaz de salir a correr.

Me encanta comer cuando justo lo que ingiero empieza a transformar toda mi visión del mundo y me siento viva. Me encanta recibir las bendiciones de tantas manos detrás de lo que como, del amor que un vitivinicultor le da a su vino, por ejemplo. Me gusta cuando el acto d comer es un acto de gratitud a la vida y a cada uno de los eventos que hicieron posible que yo beba un café, coma una galleta, me deleite con zanahorias y aún más cuando mi mesa luce divina y la música ambienta tan magnífico evento, como cuando un dios bebe ambrosía.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…