Ir al contenido principal

Comida y placer

Cuando digo que me encanta comer, no lo digo como el placer básico de saciar un estómago hambriento, sino el placer de descubrir el mundo entero y conectarse con "algo más" a través de la comida, no a través de los alimentos, de la comida.

La comida puede trasladarme de un estado depresivo al éxtasis. Comer cualquier cosa puede llevarme de estar bien a sentirme de lo más mal. Ojalá esto fuera suficiente para proveerme de la comida-ambrosía, pero no, soy humana y tengo mis grandes limitantes: muchas veces cómo sólo por que es hora o porque no hay nada mejor cerca o porque es más barato; luego sufro las consecuencias que a veces duran más de un día.

El cuerpo es la vía que nos posibilita todas las experiencias, mantenerlo en las mejores condiciones nos permite gozar, experimentar, aún más. El mantenimiento del cuerpo se realiza en varias áreas: la escucha, el acicalamiento, el ejercicio, el descanso, y la comida.

El placer a través de la comida va más allá de la ingestión de dulce y grasa... mucho más allá. El dulce y la grasa dan un placer inmediato, proveen de energía inmediata que se convierte un problema cuando uno no se dispone a hacer ejercicio sino a reposar. El placer inmediato se ve terminado con el sufrimiento a largo plazo.

Procurarse alimentos que dan placer a la vista, al olfato y al gusto, y que, además, garantizan el bienestar posterior es todo un arte y, por ello, toda una forma de vida gratificante.

Me encanta comer. Me molesta cuando lo hago mal y me causo daño. Me molesta tener dolor de estómago, de cabeza o sentirme incapaz de salir a correr.

Me encanta comer cuando justo lo que ingiero empieza a transformar toda mi visión del mundo y me siento viva. Me encanta recibir las bendiciones de tantas manos detrás de lo que como, del amor que un vitivinicultor le da a su vino, por ejemplo. Me gusta cuando el acto d comer es un acto de gratitud a la vida y a cada uno de los eventos que hicieron posible que yo beba un café, coma una galleta, me deleite con zanahorias y aún más cuando mi mesa luce divina y la música ambienta tan magnífico evento, como cuando un dios bebe ambrosía.

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…