Ir al contenido principal

«¿Qué país es éste, Agripina?»

Los hombres y las mujeres que han crecido se han ido porque lo que miran no les gusta y porque la vida es muy corta para intentar cambiar lo que no quiere cambiar. Otros se han hecho a la idea de como están las cosas y nada más se reacomodan de vez en vez para ir capoteando el eterno mal temporal y hasta ir sacando ventaja de donde otros sólo sacan sufrimiento.

Aquí hay quien vive de lo que se mueren otros y además ello es causa de mucho orgullo, porque el que vive bien es más inteligente, más astuto y hasta más espiritual. También están un montón que creen que viven bien cuando no hacen sino sobrevivir y de tanto golpe se resisten a despertar al dolor a viva piel.

Los adormilados rechiflan a quienes intentan despertarlos. Los acomodados se incomodan ante la leve posibilidad de un cambio de su mundo controlado. Los hambrientos a penas tienen fuerza para mantenerse vivos y en la muerte no ven sino esperanza. Aquí hay quien puede y no quiere, y quien quiere y no puede... entonces la voluntad se va apagando y la apatía obligada va pudriéndolos a todos por dentro.

Aquí nadie ayuda a nadie porque es como el Luvina rulfiano.
»—¿Dices que el gobierno nos ayudará, profesor? ¿Tú conoces al gobierno?
»Les dije que sí.
»—También nosotros lo conocemos. Da esa casuallidad. De lo que no sabemos nada es de la madre del gobierno.
 Las teorías de la razón del Estado, dan risa por acá. A muchos les ha dado por mejor creer que el trabajo, todo, lo tiene que hacer uno y de todas maneras alimentar a los parásitos que muy lejos (muy lejos) están de la figura que al menos debería terminar con el estado de guerra en el que muchos se han acostumbrado a vivir (porque si viviéramos en paz, podríamos caminar a cualquier hora por cualquier lugar sin temor a ser despojados de nuestra humanidad).

«¿Qué país es éste, Agripina?»

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…