Nada es casualidad

Todas y cada una de las acciones de tu vida te han llevado a donde estás el día de hoy, cada acción (externa o interna) es un ladrillo más en la edificación de tu vida. No has llegado al día de hoy por casualidad, nada ha pasado de manera repentina.

El día de hoy puede ser perfectamente rastreado en tu pasado, así que ¿en dónde quieres estar mañana? Si siempre buscas resolverlo todo tú solo, construirás la prueba máxima en tu soledad. ¿Para qué llevarte al extremo? Busca el balance en tu vida, la fórmula que sólo aplica para ti.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Pato Frio Cashmere Rosé

Contextualizando un vino (maridaje)