Tiempo de Faith

¿Cómo empezar un año dejando lo que pasó atrás y confiando?

De South Africa llegó para mí (sólo para mí, jeje) una botella del elegantísimo Faith de Beyerskloof (2007): 30% Cabernet Sauvignon, 30% Merlot, 20% Pinotage y 20% Shiraz.

Se suponía que lo debía abrir en un momento especial, ya se sabe que eso del momento especial es relativo y se puede ir el tiempo esperando "un mejor tiempo". Así que hoy decidí invitar a los buenos tiempos destapando la botella en su honor e iniciar una relación de placer con la bebida de mi preferencia, el vino tinto.
Brindo por aquellos amigos que siempre se acuerdan de mí y me consienten (cómo fuel el caso de este regalo tan lindo), brindo por la familia que siempre tiene algo que enseñarte, brindo por los hermanos de luz (no, no estoy borracha) que llegan siempre puntuales a la cita acordada, brindo por los placeres de la vida, brindo por las oportunidades que trae cada día y brindo por mí que soy muy linda (jajaja).

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Pato Frio Cashmere Rosé

Contextualizando un vino (maridaje)