Ir al contenido principal

¿Qué crea el filósofo?

Antes de siquiera saber qué era filosofía me encontré con una novela que describía con dos palabras mi estado natural, aunque poco refinado, de dudar y pensar; esas acciones eran asignadas a un ser particular: el filósofo. Vaya, el descubrimiento fue tranquilizador: “mi mal” —malentendido, criticado y hasta provocador de miradas de compasión en aquellos que primero actúan y luego averiguan— resulta no ser tan malo sino más bien una cualidad que nunca había visto como vocación. En La aventura de pensar, Savater dice muy bien que la filosofía nace de las catástrofes personales, que un día te pasa algo que te despierta y te convierte en filósofo: usas el amor a la sabiduría como una herramienta que te ayuda a cuestionar.

A ver, si el filósofo duda y piensa entonces no crea: cree. Con sus creencias, construye una red de conocimiento con la que se explica lo que ve, con la que filtra lo irrelevante de las oleadas de información propias de esta era. El crear es una producción externa, el creer es una producción interna; éste es el intríngulis del filósofo en el mundo que evalúa de acuerdo a resultados, en el mundo que no se detiene y en donde se aprecia lo inmediato.

Haber encontrado a la filosofía hasta ahora me permitió ejercer como profesional de lo práctico y luego abrirme paso hacia dos ramas que piden a gritos el uso de la intuición y la razón: la innovación y la planeación estratégica. En estos temas, me parece que el filósofo, más que cualquier otro profesional puede actuar como impulsor de la innovación por su capacidad de imaginar, anticipar, abstraer y extrapolar. Pero otra vez, esas ramas en México apenas y son exploradas, sencillamente por la sensación de falta de tiempo que alimenta el sólo resolver lo urgente.

Yo veo al filósofo como aquel capaz de concebir (producción interna) algo que otros profesionales darán a la luz (producción externa). Pero esta es decisión del filósofo porque también tiene la posibilidad de seguir escribiendo filosofía para filósofos.

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…