Ir al contenido principal

Mismo lugar, otro tiempo

Hace poco más de un año estaba sentada aquí, desde entonces no había vuelto. Llovía igual que hoy, buen en realidad entonces se caía el cielo y hoy sólo un poco.

En ese entonces aguardaba la hora de entrar al cine y mientras comía algo que ahora no me acuerdo, seguramente porque era cualquier cosa. Igual que hoy, en la mesa de enfrente alguien comía un pastel; ya no se me antoja como antes. Sin embargo, el sentimiento de fondo, ese que le da color a todo lo que veo, parece el mismo y no me gusta. No sé si sea que la película de hoy fue bastante apegada a la cotidianidad en el sentido crudo de la palabra; cuando ves en el cine la vida tal cual es, sin decorados, sin acciones heroicas, sin amores caballerescos, sin dramas sobreactuados, entonces es como si amplificaran con la lente de la cámara la realidad a la que uno se acostumbra y que, de tanto verla, ya no se ve.

El paisaje afuera a cambiado, se ve más cemento aunque los cerros todavía están ahí. Hace más tiempo atrás los vi desde afuera y entre lo nublado había un arcoiris. Hoy no hay arcoiris.

Hace frío. Típico ambiente de los días que me incomodan. El perfume que me puse por la mañana hoy no me va, lo sé porque lo percibo todavía y porque no me hace cerrar los ojos mientras aspiro. Hoy quisiera obsequiarme algo, pero me tendría que ir de aquí, dejar de escribir. Sería mucho mejor que vinieran a ofrecerme alguna bebida caliente.

Si los días separados por tanto tiempo parecen iguales, no quiere decir que nada haya pasado. A diario pasan muchas cosas, sólo que uno se queda sustancialmente en un estado. Se me ocurren varias razones por las que sucede esto pero me da un poco de reserva escribirlas, y es que me incomodan. No creo que escribirlas las exorcice, lo sé porque acabo de terminar el libro de un filósofo que al parecer lo perseguía la muerte y por más que escribía de ella desde cualquier tema, nunca lo dejó en paz y al final acabó muerto con todo y sus miedos a la muerte. 

El frío aquí ya es demasiado para seguir escribiendo al vuelo mis pensamientos. Voy en pos de un café  y a leer a otro lado. Mientras les dejo un rato largo porque la tesis me tiene con el cerebro ocupado y me revolotea la angustia del tiempo que no pasa y de pronto se va todo.

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…