Ir al contenido principal

Sushi Sho Estocolmo

Me duele la cabeza, está saturada. Nada hasta ahora ha calmado la sobrecarga, así que me acuerdo de Sho y pienso en lo mucho que desearía que existiera un Sho para mi cabeza y pudiera sentir lo que ahí sintió mi estómago.

Sho está en Estocolmo, es un lugar pequeño para comer sushi. Pero es más que eso de una manera que no es exactamente "más" como solemos entenderlo.

Sho es cercano sin ser invasivo, íntimo sin ser secreto, caro sin ser ostentoso, pequeño sin ser insignificante, discreto sin ser desconocido, simple sin ser sencillo… Aunque no todos los comensales que asisten tienen la delicadeza de saber compartir la mesa, porque es una sola mesa —más bien una barra— desde donde te colocan cada nigiri en tu mano. No hay carta, hay lo que hay, pero puedes comer con los ojos cerrados.

Así que la gente pro-Las Vegas puede abstenerse.

¿Por qué quiero un lugar así para mi cabeza? Porque quiero poca concurrencia, quiero que me atienda personalmente el chef, quiero que cada bocado que entre entre como si fuera parte de mí. Quiero que todo se integre en mi interior, quiero que sin dificultad asimile poco a poco y con calma lo que se me entrega a mí —porque es sólo para mí—. Quiero paz, quiero arduo trabajo entregado como si no costara nada hacerlo, quiero hogar, quiero que me preparen un té sólo para mi. Mi cabeza quiere digerir con facilidad una elaboración experta, mi cabeza quiere certeza sin saber certeza de exactamente qué. Mi cabeza quiere privacidad compartida. Me gustaría reservar, apartar unas horas lejos del mundo.

Trato de llevar la sensación de mi cuerpo en Sho a mi cabeza. Cierro lo ojos e imagino esa calma en mi cuerpo por recibir comida impecable, que sube a mi cabeza y me sosiego.

No sé cual sea el secreto de este lugar. El chef me dijo que el arroz. No sé si eso o mirar como cortan impecablemente el pescado, o que está frente a mí lo que ya buscaron y limpiaron horas atrás, o es la maravilla del wasabi que aparece como por arte de magia, o que uno a uno el chef va poniendo un poco de todo, de mano a mano, de frente a cada comensal sin nada atrás oculto. Creo que esa trasparencia entró a mi estómago y creo que esa transparencia no sólo la quiero para mi mente sino también para mi espíritu.

Me encanta que haya lugares alejados de la sorpresa, la maravilla, lo espectacular y gigantesco de la mera apariencia. Sho es.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Pato Frio Cashmere Rosé

…Y entonces te dan las llaves del cielo y entras.

Para entrar al cielo no sólo necesitas la llave, también requieres de encontrar la cerradura en la que la llave puede girar y abrir. El cielo tiene múltiples llaves y múltiples cerraduras. El cielo es una mezcla de querer-entrega-abandono-placer que no espera nada y se abre por un instante que puede darte (te entrega a ti mismo) para toda la vida.

La entrada al cielo sucedió en Lisboa, en un local de Bairro Alto llamado Lisbon Winery y pude constatar la efectividad de la llave y la cerradura en una siguiente ocasión, así es, le hice la prueba de la comprobación (vil método científico para semejante experiencia re-ligiosa —el guión especifica aquí una experiencia que vuelve a ligarte contigo mismo). Supe con certeza que no había sido mi imaginación, que la combinación era efectivamente real lo cual me dio mucha mucha felicidad justamente porque es algo que puedo compartir. Claro que está complicado que cualquiera haga la prueba de mane…

Cursos de ángeles

¿Por qué alguien quisiera tomar un curso de ángeles?

Yo tomé uno hace unos años. Mi razón es que quería saber más de los ángeles y, sobretodo, conocer quién era mi ángel. Parece razonable pero semejante intención ya tiene un problema fundamental que tiene justamente qué ver con la esencia de los ángeles.

Para ir a un curso de ángeles primero necesitas creer en los ángeles. Para no ir a un curso de ángeles (dejando a un lado la falta de interés o la idea, completamente racional, de que es un conocimiento inútil) necesitas comprender en qué es exactamente en lo que crees. Para comprender exactamente en lo que crees no necesitas ir a ningún curso de ángeles, lo que sí necesitas es cuestionarte y responderte honestamente y quizá dialogar con alguien a quien le interese el tema, tenga un pensamiento crítico y no le interese tu dinero o tu afiliación.

Si quieres saber de ángeles, puedes leer la Biblia. Ahí encontrarás el quehacer angelical y podrás darte cuenta que no tiene nada que ver co…