Ir al contenido principal

A Casa dos Bicos

Paseando en Lisboa abriendo camino entre el calor que quiere persuadir de que permanezcas a la sombra. No hago caso. Estoy preparada a recibir lo que sea que me entregue Lisboa. Zapatos deportivos, short y sombrero. No me importa sudar, no me importa que me duelan los pies. Aquí estoy y he de entregarme por completo para estar lista a recibir. Quien no se entrega no puede esperar la entrega de nada ni nadie; así que me entrego. Voy vulnerable. ¿Hay otra forma de vivir en toda la extensión de su significado?

Bajando por la calle me saludan unos higos. A donde fueres, come lo que vieres.

No sé que más adelante está la calle llamada Rua dos Bacalhoeiros. ¿Cómo podría saberlo si estoy en plan "descubrir"? Me gustan los olivos, mucho, desde aquella vez que los vi podados redonditos en Francia. Tengo uno en casa puesto en una maceta, se le ve de espíritu fuerte. Ni me imaginaba que en Lisboa vería muchos en un aspecto más "al natural", así como llevo mi cabello acabado de lavar y sin peinar. Ni me imaginaba que en Rua dos Bacalhoeiros había un olivo con peculiaridad: abajo de su follaje la "huella" de un elefante y el nombre de un escritor excepcional.

Y en frente la sede de la Fundación José Saramago.

Nada más estar ahí afuera ya me ponía sensible…

…Y adentro, mirando un video con todos los momentos en los que le entregaban a Saramago un título honorífico casi suelto un llanto sonoro que medio pude tragarme aunque las primeras lágrimas sí se me escaparon. Si hubiera estado vacío el lugar quizá me hubiera puesto a llorar sin medida, con grito y todo. Los escritores me significan mucho. Los reconocimientos al logro sostenido y nada fácil me desarman. Los Nobel me inspiran. No hay nada que me toque tan directo el alma y eso a mi ego lo aterroriza. Después de vivir algo así lo que sigue es un camino cuesta arriba aunque bello, la cuesta arriba es la lucha de mi ego expuesto y duele… pero es hermoso.

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Pato Frio Cashmere Rosé

…Y entonces te dan las llaves del cielo y entras.

Para entrar al cielo no sólo necesitas la llave, también requieres de encontrar la cerradura en la que la llave puede girar y abrir. El cielo tiene múltiples llaves y múltiples cerraduras. El cielo es una mezcla de querer-entrega-abandono-placer que no espera nada y se abre por un instante que puede darte (te entrega a ti mismo) para toda la vida.

La entrada al cielo sucedió en Lisboa, en un local de Bairro Alto llamado Lisbon Winery y pude constatar la efectividad de la llave y la cerradura en una siguiente ocasión, así es, le hice la prueba de la comprobación (vil método científico para semejante experiencia re-ligiosa —el guión especifica aquí una experiencia que vuelve a ligarte contigo mismo). Supe con certeza que no había sido mi imaginación, que la combinación era efectivamente real lo cual me dio mucha mucha felicidad justamente porque es algo que puedo compartir. Claro que está complicado que cualquiera haga la prueba de mane…