Ir al contenido principal

¿Hay de suicidios a suicidios?

La muerte siempre me confronta, es la mano helada en la espalda que por más que ignores asegura que sientas profunda e inequívocamente su presencia.

La muerte no dice nada y quizá por eso lo cuestiona todo. Camus decía que lo que debería pensar en serio la filosofía era el suicidio. Pensar el suicidio va más allá del quién, el cómo y el cuándo; lo que realmente sobrecoge es el por qué y ese sobrecogimiento tiene que ver con el valor que le damos a la vida de ese que se ha suicidado.

Hablar del suicidio es hablar de los valores de la sociedad. No todos los muertos valen lo mismo porque no todas las vidas nos significan lo mismo. Así la cosa.

Si el suicidio tiene una causa social, les llamamos héroes. Si el que comete suicidio es un don nadie que nada más sufre y hace sufrir y no aporta nada a la sociedad, hasta podríamos pensar que ya se estaba tardando.  Pero si, en cambio, ese que se suicida representa una figura de éxito o consumimos su persona (la ligamos a nuestra identidad), y sucede así sin aviso, la cosa nos cae como bomba. ¿Debería darnos pena? (Esta es una pregunta muy seria, ¿hay de vidas a vidas?)

El suicidio es un tema mayor cuando quien se suicida deja un vacío, cuando ya se ha tenido la experiencia de suicidio de una persona cercana, cuando el suicidio toca las fibras de los que lo han rozado en su posibilidad desde la depresión o la ansiedad.

El suicidio es algo que tenemos que pensar con seriedad desde todas sus motivaciones. Empezando porque quien lo desea necesita el apoyo de la sociedad, ya sea para llevarlo a cabo de la manera menos traumática posible, ya sea para no hacerlo desde un estado anímico donde claramente no se ve otra opción.

Quien se quiere suicidar, decía Schopenhauer, no es que no quiera la vida, es que la vida que está teniendo en ese momento no la quiere para sí.

¿Pero cómo es que alguien, conforme nuestro juicio, que lo tiene todo: dinero, trabajo, pareja, éxito, viajes, cultura, podría querer suicidarse? La sociedad no está siendo capaz de reconocer en qué esta poniendo su escala de valores, y sus definiciones de felicidad y plenitud están dejando a muchos de frente a un abismo. La sociedad se está auto-aniquilando. El sistema en el que fundamos nuestro sentido de ser ya no puede sostenerse.

Pensémoslo aunque nos incomode. Hablar de la muerte es hablar de la vida, es cuestionar los valores que nos dan sentido (o nos lo quitan).

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Pato Frio Cashmere Rosé

…Y entonces te dan las llaves del cielo y entras.

Para entrar al cielo no sólo necesitas la llave, también requieres de encontrar la cerradura en la que la llave puede girar y abrir. El cielo tiene múltiples llaves y múltiples cerraduras. El cielo es una mezcla de querer-entrega-abandono-placer que no espera nada y se abre por un instante que puede darte (te entrega a ti mismo) para toda la vida.

La entrada al cielo sucedió en Lisboa, en un local de Bairro Alto llamado Lisbon Winery y pude constatar la efectividad de la llave y la cerradura en una siguiente ocasión, así es, le hice la prueba de la comprobación (vil método científico para semejante experiencia re-ligiosa —el guión especifica aquí una experiencia que vuelve a ligarte contigo mismo). Supe con certeza que no había sido mi imaginación, que la combinación era efectivamente real lo cual me dio mucha mucha felicidad justamente porque es algo que puedo compartir. Claro que está complicado que cualquiera haga la prueba de mane…

Cursos de ángeles

¿Por qué alguien quisiera tomar un curso de ángeles?

Yo tomé uno hace unos años. Mi razón es que quería saber más de los ángeles y, sobretodo, conocer quién era mi ángel. Parece razonable pero semejante intención ya tiene un problema fundamental que tiene justamente qué ver con la esencia de los ángeles.

Para ir a un curso de ángeles primero necesitas creer en los ángeles. Para no ir a un curso de ángeles (dejando a un lado la falta de interés o la idea, completamente racional, de que es un conocimiento inútil) necesitas comprender en qué es exactamente en lo que crees. Para comprender exactamente en lo que crees no necesitas ir a ningún curso de ángeles, lo que sí necesitas es cuestionarte y responderte honestamente y quizá dialogar con alguien a quien le interese el tema, tenga un pensamiento crítico y no le interese tu dinero o tu afiliación.

Si quieres saber de ángeles, puedes leer la Biblia. Ahí encontrarás el quehacer angelical y podrás darte cuenta que no tiene nada que ver co…