Ir al contenido principal

De letras y pasos

Estaba releyendo a Matt Haig, pluma verde en mano para marcar para siempre las frases que resuenan conmigo, cuando recordé cómo algunos libros me han acompañado, apapachado, abierto los ojos, señalado algo importante a lo largo de mi vida. Recordé que han habido ocasiones en que los libros lo han sido todo y que como Haig, alguna vez pensé que: «Si juntas todos los libros, tienes la suma final de la humanidad.»

Creo que yo empecé a escribir gracias a que mi mamá me regaló un diario. Nunca pude desarrollar una entrada con el típico "Querido diario" porque me quedaba atorada. No le escribía al diario, tampoco me escribía a mí misma, pero sí que escribía para "alguien". Sentía que lo que escribía formaba parte de la humanidad y eso me dio un sentido de pertenencia y de que podía aportar algo.

Escribir es terapéutico. Te ayuda a darte cuenta de cosas que no sabías que tenías adentro. Puedes ver que contigo traes a la humanidad.

Escribir te ayuda también a replantear la forma en como sueles ver las cosas. Por ejemplo, piensas que "esto" que está pasando es un mega-problemón, entonces al momento de escribir sobre ello te das cuenta de que exageras y que como todo en la vida no hay más que dar un paso a la vez (pero hay que darlo y seguirlo dando). Te das cuenta que caminar es parte de la vida pero que la vida no la caminas toda de una vez y en un instante y que quizá el primer paso sea suficiente para traspasar el umbral de la lluvia o te de una perspectiva distinta desde la que puedes ver el sol. Pero hay que caminar. Caminar es una práctica de todos los días. No estás obligado a recorrer grandes distancias cada día, a veces un paso basta, a veces estás inspirado y caminas un poco más. Mientras caminas el paisaje cambia, siempre cambia.

Me gusta escribir lo que voy viendo en el camino y también lo que imagino que hay detrás de esa montaña o lo que me espera más adelante cuando todo lo veo oscuro. A veces imagino cómo vería el paisaje si fuera otra persona. El paisaje es el paisaje pero lo podemos interpretar de mil maneras. Puedes bailar bajo la lluvia o enojarte porque se mojan tus zapatos o se te deshacen lo rizos. La lluvia es sólo la lluvia.

Escribir es terapéutico porque te das cuenta que sabes más de lo que crees. Escribir es una forma de conectarte a la biblioteca de la humanidad que a través de ti cuela uno que otro dato maravilloso.

Caminar es vivir y vivir es aventurarse. Aventurarse es ceder el control, dejarse ser.

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…