Ir al contenido principal

Star Wars y Todopoderosos

Durante dos días de viaje maratónico cruzando la Ciudad de México en transporte público, me hice acompañar del excelente podcast de Todopoderosos que pueden encontrar en iVoox. Para el caso seleccioné los Episodios dedicados a Star Wars que como aliciente incluyen la participación de Alberto Chicote que me puede encantar.

Yo debí haber visto la primer película justo cuando se estrenó y contaba con 7 años. Desde entonces hasta ahora no había sentido el menor interés por la saga, el interés me lo despertó Juan Gómez-Jurado con eso del mito del héroe del que habla en el podcast de Todopoderosos. Después de oír el primer episodio me pregunté: ¿qué carambas película vi yo de niña que no me despertó la más mínima gracia? De modo que me puse a ver por la noche de nuevo la primer peli de Star Wars (que no es la I sino la IV, qué locura). Y nada, que no le encontré chiste ni aún con la explicación de los Todopoderosos, es que con sólo ver la primer peli no te da idea de lo malo de Darth Vader, además de que Han Solo y Luke Skywalker son unos fulanos pesados con suerte y al parecer la única centrada es la Princesa Leia. De todos, sólo R2D2 me cayó bien, tiene más carisma con todo y que es un bloque que a penas y se puede mover. Creo que sólo fascina a los niños que se emocionan con cualquier aventura que tenga espadas luminosas. Bueno, está el tema de La Fuerza, de la que se habla poco y que con sólo la primer película podemos entender como una superconsciencia de la que participa todo, ahora que lo interesante es que Darth Vader siente esa fuerza al igual que Obi-One Kenobi que por cierto se desaparece a media batalla con Darth Vader (batalla un tanto aguada por cierto).

Al siguiente día le seguí con el segundo episodio dedicado a Star Wars de Todopoderosos, ahora con la participación de Rodrigo Cortés que a mi juicio es bastante centrado. Bueno, pues dicen que la segunda peli es la mejor (El imperio contra ataca), que la tercera no está tan buena pero que es obligada (El regreso del Jedi) y que la cuarta es horrible, la quinta mejora y la sexta sube otra rayita. Me pregunto, con semejantes críticas a la construcción de la historia y al montaje, ¿cómo es posible que sigan haciendo pelis de Star Wars y que haya tantos adeptos?

No me queda más que ver "El imperio contra ataca" y esperar que la Fuerza me señale al menos el por qué. Si después de ésta, que se supone es la mejor, no me engancho me declararé en una informada inmune a Star Wars.

P.D. Qué horror los quejidos de Chewbacca.

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…