Ir al contenido principal

Star Wars y Todopoderosos

Durante dos días de viaje maratónico cruzando la Ciudad de México en transporte público, me hice acompañar del excelente podcast de Todopoderosos que pueden encontrar en iVoox. Para el caso seleccioné los Episodios dedicados a Star Wars que como aliciente incluyen la participación de Alberto Chicote que me puede encantar.

Yo debí haber visto la primer película justo cuando se estrenó y contaba con 7 años. Desde entonces hasta ahora no había sentido el menor interés por la saga, el interés me lo despertó Juan Gómez-Jurado con eso del mito del héroe del que habla en el podcast de Todopoderosos. Después de oír el primer episodio me pregunté: ¿qué carambas película vi yo de niña que no me despertó la más mínima gracia? De modo que me puse a ver por la noche de nuevo la primer peli de Star Wars (que no es la I sino la IV, qué locura). Y nada, que no le encontré chiste ni aún con la explicación de los Todopoderosos, es que con sólo ver la primer peli no te da idea de lo malo de Darth Vader, además de que Han Solo y Luke Skywalker son unos fulanos pesados con suerte y al parecer la única centrada es la Princesa Leia. De todos, sólo R2D2 me cayó bien, tiene más carisma con todo y que es un bloque que a penas y se puede mover. Creo que sólo fascina a los niños que se emocionan con cualquier aventura que tenga espadas luminosas. Bueno, está el tema de La Fuerza, de la que se habla poco y que con sólo la primer película podemos entender como una superconsciencia de la que participa todo, ahora que lo interesante es que Darth Vader siente esa fuerza al igual que Obi-One Kenobi que por cierto se desaparece a media batalla con Darth Vader (batalla un tanto aguada por cierto).

Al siguiente día le seguí con el segundo episodio dedicado a Star Wars de Todopoderosos, ahora con la participación de Rodrigo Cortés que a mi juicio es bastante centrado. Bueno, pues dicen que la segunda peli es la mejor (El imperio contra ataca), que la tercera no está tan buena pero que es obligada (El regreso del Jedi) y que la cuarta es horrible, la quinta mejora y la sexta sube otra rayita. Me pregunto, con semejantes críticas a la construcción de la historia y al montaje, ¿cómo es posible que sigan haciendo pelis de Star Wars y que haya tantos adeptos?

No me queda más que ver "El imperio contra ataca" y esperar que la Fuerza me señale al menos el por qué. Si después de ésta, que se supone es la mejor, no me engancho me declararé en una informada inmune a Star Wars.

P.D. Qué horror los quejidos de Chewbacca.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…