Ir al contenido principal

Los juegos de la consciencia

Se dice que el hombre es un ser social. ¿En qué sentido? No creo que en aquel de reunirse en fiestas y agarrarse de las manos porque vaya que la pasaríamos mucho mejor. Ser social tiene un sentido más profundo y no tiene que estar ligado necesariamente con el conglomerarse físicamente. Ser social, me parece, tiene que ver con nuestra necesidad de darnos y dar sentido a  nuestra realidad por medio o gracias a los otros.

Si bien es cierto que como ningún otro ser —que sepamos— el ser humano concibe su realidad mediante la representación de ésta en la consciencia. Todo lo bueno y lo malo, así como su distinción sucede en la consciencia, no en la realidad per se. Toda la realidad representada en la consciencia sólo es posible obtenerla mediante la participación y comunicación entre varios seres humanos porque es imprescindible el comparar, evaluar y valorar lo que se observa y lo que se experimenta. Ninguna experiencia es completa para el hombre consciente sin su posterior representación o narración; nos pasa algo y eso lo relatamos, al relatarlo la experiencia pasa a formar parte de la realidad en nuestra consciencia, que al final es la única realidad que podemos manipular y, paradójicamente, que puede manipular el sentido que tenemos sobre nosotros mismos. Si nos preguntamos "¿quiénes somos?" lo único que podremos contestar es en primer lugar lo que otros han dicho de nosotros, luego, lo que somos en relación con los otros (hijos, hermanos, amigos, empleados, etc.), y lo que nos hemos dicho a nosotros mismos sobre nosotros en cada experiencia (he sido valiente, he sido estudioso, he sido malo) que ya implica necesariamente una comparación.  De todas las experiencias seleccionamos algunas o les damos mayor peso, de modo que si creemos que somos valientes, olvidaremos selectivamente las veces que hemos sido cobardes o las justificaremos. Todo ello es nuestra realidad que "vive" en nuestra consciencia y que puede hacer de nuestra vida un paraíso o un infierno.

Hemos cometido el error de creer que somos consciencia, cuando ésta es una emergencia de un organismo complejo. La emergencia no es el organismo complejo, el organismo complejo es la condición de posibilidad de la consciencia cuyo juego es moldear al propio organismo para asegurarse, ya sea como consciencia que provee al organismo de un paraíso o de un infierno. Lo que quiero decir aquí es que si creemos que somos unas personas exitosas o fracasadas, en cualquier caso es sólo una creencia formada por el juego de la propia consciencia con la perspectiva de la consciencia de los otros. En ningún caso somos por entero exitosos o fracasados, héroes o culpables, buenos o malos; el problema cuando creemos que lo somos es que seguimos fomentando la afirmación mirando la realidad bajo ese cristal que distorsiona la realidad. El problema es cuando entramos por entero en los juegos de la consciencia que busca establecerse como única realidad.

Dicen que sólo somos en la medida en que somos vistos o reconocidos por los otros. Lo que quiere decir es que la consciencia sólo es en la medida en que es vista o reconocida por los otros. La consciencia necesita verse a través de otras consciencias. El hombre ha creado su mundo gracias a su consciencia, de este modo, la consciencia se convierte en su más preciosa posesión y en su más pesado grillete.

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…